¿Vuelta a la rutina o una oportunidad de hacer mejor las cosas?

Progresivamente vamos volviendo a la normalidad, pero no nos paramos a pensar si es realmente lo que queremos. La mente humana no puede no comparar. Es decir, estamos programados para seguir patrones y rutinas y es inevitable que miremos atrás en busca de lo que hacíamos: nuestras antiguas pautas.

Esta práctica nos era muy útil en el tiempo de las cavernas cuando íbamos siempre por el mismo sendero del bosque y eso nos permitía evitar cualquier peligro. Pero ahora quizás tenemos un nuevo abanico de posibilidades.

¿Y si te dijera que está a tu disposición todo un conjunto de nuevas actividades, propuestas culturales y personas a las que conocer?

Probablemente me dirías:

– Que es cierto, pero que ya te está bien la vida que llevas …

– Que con lo que has vivido durante la pandemia no tienes ganas de sustos …

– O incluso que no te lo has planteado …

Las anteriores respuestas son totalmente legítimas, sin embargo, me gustaría que fuéramos un paso más allá. Si haces memoria, antes de todo lo que vivimos con la COVID, quizás te encontrabas con toda una serie de rutinas que ya te estaban bien. ¿En el hipotético caso de que no quisieras abrirte a nuevas experiencias …, podrías mejorar las cosas?

Por ejemplo, si salías a pasear por las tardes o a correr y hacer deporte … ¿Habría alguna manera de mejorar esto que ya hacías?

Quizás puedes añadir el hecho de correr con música, reproducir algún «podcast» de un orador que te interese o compartir este momento con alguien nuevo.

Aunque no queramos cambiar nuestra rutina, siempre podemos mejorarla, aunque sea un 1%. Esto nos ayuda a darle más frescura a nuestras vidas y explorar nuevas emociones.

No hay que hacer grandes cambios como bien decíamos, simplemente el hecho de decirnos a nosotros/as mismos/as:

¿Cómo puedo mejorar mis rutinas?

La respuesta está en ti.

Te sorprendería como el hecho de volver a la rutina puede convertirse en un montón de oportunidades de enriquecer tu vida.

Basta dando un paso y probarlo.

¿Te atreves?

Dr. Oriol Lugo
Psicólogo y Coach
Co-director de Owl Institute. Institut Psicològic
Experto en Terapias Neurocientíficas

¿Qué le dirías a tu Yo de hace un año?

Ahora hará más de un año que pasamos por uno de los episodios más difíciles y dolorosos como sociedad. Y aunque no ha finalizado todavía la pandemia, ya que no hay una erradicación completa del COVID ni una vuelta total a la «normalidad», sí hay un ejercicio que nos puede ser de utilidad.

Al igual que mucha gente puede escribirse cartas a su yo del pasado, normalmente a su yo de juventud, la propuesta de este artículo es poder mantener un diálogo con tu yo asustado, atemorizado o preocupado / a de hace un año.

¿Qué le dirías?

¿Cuáles serían las palabras que utilizarías?

¿Qué crees que le podría ayudar?

Está claro que no tenemos una máquina del tiempo para hacerle llegar todos estos mensajes, pero en el fondo escribir al respecto es un ejercicio que nos permite poder sanar gran parte de la carga emocional que aún tenemos en nuestro interior.

Probablemente uno de los mensajes más importantes que podríamos enviarnos es el siguiente:

«Todo acabará pasando»

Sí, puede parecer muy básico. Pero hay una historia que lo explica con mucha claridad: dicen que el rey Salomón, que era un gran sabio, hizo grabar en uno de sus anillos la frase:

«Esto también pasará»

De esta manera se recordaba continuamente que todo lo que la aquejaba o le generaba tensión acabaría por resolverse.

Y ahora en el presente, aunque seguimos tomando medidas y protegiéndonos bien del virus, tal vez es importante tener en cuenta que llegará un día en que todo esto habrá pasado por completo.

Otro mensaje interesante que nos podríamos decir, es que tengamos en consideración qué es «lo» importante en nuestras vidas. Si bien hubo gente que pudo reflexionar sobre qué quería, también es cierto que ahora al ir recuperando la rutina del día a día tal vez nos hemos olvidado. Es importante para ti pasar tiempo con tus hijos / as? Compartir más momentos con tus amigos / as? ¿Dedicarte a aquella pasión que tanto te gusta?

Y un tercer mensaje que podríamos transmitir a nuestro yo del pasado es el de resaltar la importancia de cuidarnos. Ha habido gente que no ha aprendido a cuidarse hasta que no se ha encontrado en una situación límite como la que hemos vivido. Quizás eran personas que trabajaban un gran número de horas, que sufrían de estrés o que vivían con ciertas presiones cotidianas. Son elementos que después de lo que hemos pasado quizás pueden empezar a cambiar.

Al final siempre estamos dialogando con nuestro yo del pasado, el que fuimos y con nuestro yo del futuro, aquel que queremos ser. Lo importante es que haya coherencia. A mayor grado de concordancia entre lo que pensamos, sentimos y hacemos, mejor nos encontraremos.

Así que, si pudieras decirle algo a tu yo del pasado, aquel que está preocupado / a por un nuevo virus que se llama Covid-19, ¿qué le dirías?

¡Esperamos que sean palabras de ánimos y de esperanza!

Dr. Oriol Lugo
Co-director de OWL INSTITUTE. Institut Psicològic
Psicólogo y Coach
Experto en Terapias Neuocientíficas

Sanamente egoísta: Cuídate y pon límites

¡Nos complace presentarte nuestro NUEVO LIBRO!

Poner límites y cuidarte es una elección que está en tus manos.

Este libro te ayudará a integrar una forma sana de valorarte y priorizarte. Durante la infancia nos han educado para decir sí a todo y para aguantar muchas injusticias. Ahora es el momento de ser “sanamente egoístas” y de hacernos valer. Este libro te facilitará la integración de la filosofía del egoísmo sano.

Descubre en esta lectura cómo:

  • Sanar tus heridas.
  • Cuidarte a ti mismo/a.
  • Poner límites a los perfiles tóxicos.
  • Equilibrar la balanza entre el dar y el recibir.
  • Superar la culpa y el rencor.
  • Conectar con tus necesidades.
  • Amarte.

Este libro está escrito para ti, para que empieces a disfrutar de una vida de salud y de amor propio. Sus ejercicios y ejemplos te guiarán en un proceso de transformación completo. Éste es un método obtenido a partir del acompañamiento de centenares de personas. Su aplicación es totalmente práctica e inmediata.

Aprende a como amar a la persona más importante en tu vida:
¡TÚ MISMO/A!

Ya disponible en Amazon

VIGILA CON LAS RELACIONES TÓXICAS

Todos y todas hemos mantenido relaciones que nos han hecho sufrir. Son situaciones donde quizás nos hemos relacionado con personas que nos han causado daño y dolor. Son relaciones que podríamos en algunos casos clasificar como «tóxicas», en el sentido de que nos hacen más daño que bien.

Es importante entender que, aunque las personas pueden cambiar, es vital que lo quieran hacer. Por mucho que esperamos el cambio de los demás, si ellos / as no quieren cambiar o mejorar … Entonces no hay nada que hacer. Lo mejor en este tipo de relaciones es poner límites y en la medida de lo posible alejarnos de estas personas.

Hay un cuento que lo explica con mucha claridad que es el de la rana y el escorpión:

Un escorpión que deseaba cruzar un río, le dijo a una rana:

– Llévame en tu espalda.

– ¡Que te lleve a mi espalda! -contestó la rana-. ¡Ni pensarlo! ¡Te conozco! ¡Si te llevo en mi espalda, me picarás y me matarás!

-No seas estúpida -le dijo entonces el escorpión-. ¿No ves que si te pico te hundirás en el agua y que yo, como no sé nadar, también me ahogaré?

Los dos animales siguieron discutiendo durante un rato, y el escorpión se mostró tan persuasivo que la rana aceptó pasar el río con él.

El escorpión subió sobre su resbaladiza espalda, se agarró y comenzaron la travesía.

Una vez llegaron en medio del gran río, de repente, el escorpión picó a la rana.

Ésta sintió que el veneno mortal se extendía por su cuerpo y mientras se ahogaban los dos, dijo:

– ¡Ves! ¡Te lo había dicho! ¿Por qué lo has hecho?

-No puedo evitarlo -contestó el escorpión antes de desaparecer en las aguas-. Es mi naturaleza.

Esto nos enseña que las personas a diferencia de los animales podemos elegir cómo queremos actuar, aunque hay individuos que prefieren seguir repitiendo los viejos patrones.

Con la gente que no quiere cambiar, tal como hemos dicho, es mejor poder marcar distancias. Tenemos siempre la oportunidad de relacionarnos con personas positivas y que nos sumen.

Tú decides en todo momento quién quieres en tu vida.

¿Qué eliges?

Dr. Oriol Lugo
Co-director de OWL INSTITUTE. Institut Psicològic
Psicólogo y Coach
Experto en Terapias Neuocientíficas

¿Por qué debes ser sanamente egoísta?

Cuando leemos la palabra » egoísta » o «egoísmo» nos ponemos a la defensiva.

Sí, has leído bien. Es un término que nos cuesta asimilar porque tenemos vinculada una fuerte carga emocional.

De pequeños / as nos repiten que no debíamos ser egoístas. Todo lo contrario, que debíamos compartirlo todo, ayudar a los demás y servirnos los últimos. Estas pautas educativas están bien porque refuerzan los valores de la solidaridad, el respeto y el hecho de cuidar a los demás, pero llevados al extremo hace que seamos personas que desarrollen conductas de cuidar o proteger a las demás personas a costa de desvalorizarnos a nosotros/as. Y finalmente acabamos adoptando un «rol de cuidador / a» llevado al extremo.

La idea es romper con ello para cuidar más y mejor. Así que en lugar de decir «sé egoísta», queda mejor poner un elemento previo que es el de «sanamente»: «sé sanamente egoísta.»

Nos referimos al egoísmo positivo o sano, que no es otro, que el hecho de priorizarnos a la hora de cuidarnos.

Al igual que una fuente que se seca y no puede dar más agua … Esto es lo que nos pasa a las personas. Damos, damos y damos, pero como no nos damos a nosotros mismos / as acabamos totalmente secos… Sin ganas y sin energías para poder seguir ayudando a los demás.

Otra metáfora muy clarificadora para entender el concepto de ser «sanamente egoísta» la encontramos en los aviones. Cuando recibíamos las instrucciones de emergencias, siempre nos decían que, si el espacio quedaba despresurizado, descenderían las mascarillas con oxígeno. Entonces, inmediatamente sería necesario que te colocases tu mascarilla primero y después la de tu acompañante.

¿Por qué es así el protocolo de emergencia?

Porque si no te pones tú primero la mascarilla entonces al quedarte sin oxígeno, no podrás ayudar a los demás. Incluso, si tienes hijos que viajan contigo, puedes pensar que el protocolo, consiste en ponerlos a ellos primero su mascarilla. Pues no. Porque sin oxígeno tampoco los podrías ayudar.

Esto nos lleva a preguntarnos: ¿cómo puedo ser más sanamente egoísta?

O dicho de una forma más amigable … ¿Cómo me puedo priorizar más a mí mismo / a?

El gran problema a superar es la culpa, ya que podemos encontrarnos en un entorno donde se han acostumbrado a que lo demos todo por los demás, pero si seguimos así, si no cambiamos, nos encontraremos también saturados / as. La respuesta se encuentra en reclamar lo que nos corresponde y poderlo manifestar en nuestro entorno. No es una cuestión de desamor o de que ya no sientes afecto hacia ellos / as.

Todo lo contrario. Sino que se trata de un acto de salud. De poder estar bien primero tú para más adelante poder ayudar a los demás miembros de tu familia o círculo social.

Si no lo comprenden, es una señal que quizás aquellas personas estaban cómodas con la relación que tenían, pero no te valoran como persona, valoran lo que les aportas.

Así que en estos tiempos de pandemia es muy necesario que puedas cuidarte. Y recuerda que el orden es el siguiente: me cuido, estoy bien y entonces cuido a los demás.

No al revés: cuido a los demás, me olvido de cuidarme y me acabo saturando.

Ánimo en este camino hacia tu salud mental, física y emocional.

Dr. Oriol Lugo
Psicólogo y Coach
Experto en Terapias Neurocientíficas
Co-director de Owl Institute. Institut Psicològic

«Al principio era perfecto…»

Con este título es como empiezan muchos de los testimonios de relaciones muertas. Hoy os quiero hablar del amor, o mejor dicho, de cuando deja de llamarse amor para gritarse «maltrato«.

La mayoría de inicios de las relaciones de pareja son emocionantes y/o nacen del interés hacia el otro. Estamos conociendo y descubriendo una persona que parece que nos gusta, nos atrae por alguna razón. Este es un proceso natural que luego irá evolucionando hacia un amor más maduro, si la relación sigue y salimos de la primera fase (el enamoramiento). Pero «al principio todo era perfecto» cuando llega a terapia, puede ser un indicador de gran peligrosidad. En este caso, hablamos de aquellas parejas donde uno de los dos resulta ser una persona con actitudes abusivas y de diferentes tipos de maltrato.

«al cabo de un tiempo, cambió radicalmente, empezó a controlar todo lo que hacía. Me preguntaba constantemente dónde estaba, con quién, qué hacía, que le enviara fotos». «Cualquier tema o situación era motivo para discutir, así que por no hacerle enfadar…».

Este es un fragmento de un testimonio anónimo y modificado de un caso de maltrato psicológico en pareja. Cuando esto sucede nos encontramos ante una persona que maltrata a otra porque vulnera sus derechos, valores, e intimidad a través de la manipulación y seducción. Pero como sabemos, esto no sucede de un día para otro sino que existe un camino recorrido que empieza por las buenas palabras, acciones y detalles, que enganchan al otro. Supone días y días de sutil manipulación para acabar siendo y haciendo como la pareja quiere.

«Me empezó a decir qué llevar, cómo comportarme con sus amigos, hasta cómo debía mirarles o no etc. al final no podía salir ni de casa, mientras él hacía lo que quería, claro» Todo se reducía a que yo, supuestamente, intentaba ligar siempre con alguien, quien fuera, donde fuera».

En uno de los casos que llegó a nuestro centro, la persona había roto años antes con una relación por proyectos de vida diferentes y recibió un mensaje completamente contrario a lo que creía hasta entonces. Le dijeron que era demasiado independiente en su relación anterior y que eso no podía ser amor, así que creó una nueva creencia limitante: «estar enamorado significa estar enganchado». Creencia de la que no era consciente y bajo la cual hizo lo que la pareja le fue pidiendo hasta anular su autoestima y crear una dependencia afectiva. En este caso la persona pudo poner un límite al maltrato cuando se dio cuenta que aquello no era normal. Se había transformado hasta tal punto que ya no se reconocía ni físicamente. ¿A costa de qué? De su propia identidad, es decir, su vida.

Es duro, pero cierto, que para que exista una persona que maltrata debe haber una persona que lo permite, es decir, dependiente emocionalmente. Detrás de ello co-existen muchos factores: la educación, valores, economia, familia de origen y la relación con los padres, creencias, personalidad, mitos sobre el amor, relaciones anteriores, etc. Es precisamente en todas estas variables donde debemos explorar dónde está la mecha que empezó a prender.

Preguntar, compartir el sufrimiento y buscar ayuda es el primer paso para terminar definitivamente con la relación y poder volver a confiar para seguir adelante. El amor tiene límites y cada uno debe encontrar y reafirmarse en los suyos para tener relaciones sanas y felices.   

«¿Alguna vez me quiso?» Se preguntaba. Creo que la respuesta estaba clara: «¿Cómo te gusta que te quieran?»

Júlia Beltrán
Psicóloga y experta en Terapia de Pareja
Miembro del equipo de OWL Institute. Institut Psicològic

Inteligencia Emocional: ¿quieres ayudar a tus hijos a desarrollarla?

La inteligencia emocional es la capacidad de detectar, entender y gestionar las emociones que sentimos nosotros mismos y las que sienten los demás.

A continuación, os dejo unas pautas para que podáis ayudar a vuestros hijos a desarrollarla:

Identificar, detectar y expresar las emociones:

Primero, es importante saber qué ha pasado, qué es lo que siento, qué nombre le puedo poner. Seguidamente, podemos situar esa emoción en el cuerpo, como un peso en el pecho, como fuego en las manos… Con los niños es muy útil identificarla mediante colores o formas. Por último, poder demostrarla. Es importante tener en cuenta que no todos los niños son capaces de expresar las emociones con palabras y muchos harán que salgan mediante juegos, por ejemplo.

Actividades en casa:

Utilizar algún registro donde pongamos todos los días de la semana y el nombre de los miembros de la familia. De esta forma cada uno tendrá que apuntar cómo se ha sentido en ese día. Pueden usarse pegatinas, identificar cada emoción con un color o la idea que os resulte más cómoda.

Imitación:

Sé el espejo donde se miren tus hijos. Si los adultos que le rodean saben identificar, detectar y gestionar sus emociones les resultará mucho más sencillo aprender a hacerlo ellos también.

Películas y cuentos:

Las películas como Del revés, Soul, Up y cuentos como Tengo un volcán de Miriam Triado o el Monstruo de Colores de Anna Llenas, están cargadas de contenido emocional que puede resultar de utilidad para que los niños vean en otros lo que a ellos también les pasa y de esa forma, podamos mantener después con ellos una conversación acerca de todo ello.

Formas de actuar alternativas:

Cuando el niño nos explique alguna situación dónde la emoción no le ha permitido actuar de la forma correcta, conviene no quedarse solo con eso si no buscar entre los dos una alternativa que represente una forma más adecuada de enfrentar esa situación.

Ayudar a gestionar:

Primero, hay que entender que cada niño tiene una personalidad y unas preferencias. Es bueno adaptarse a lo que más le guste para poder rebajar un estado emocional igual que a veces, la forma que utilicemos para ayudarle tendrá que ver con la emoción que sienta. Por ejemplo, el mismo niño cuando está triste necesita un abrazo, pero cuando está enfadado prefiere pintar en folios rallándolos de muchos colores.

Autoestima:

Reforzar todas aquellas cosas que hacen bien, todas aquellas cualidades que tienen eso hará que ellos se den cuenta que todos tenemos puntos fuertes y cosas que nos conviene mejorar. Cambiar el verbo “ser” por el verbo “estar”, ya que una emoción no nos define.

Alba Lavandero
Psicóloga General Sanitaria
Colaboradora en OWL INSTITUTE. Institut Psicològic

Fuentes:
https://www.psicologosantacoloma.es/ayudar-gestionar-las-emociones-los-ninos/
https://www.psicologosantacoloma.es/como-ayudar-a-mi-hijo-a-a-gestionar-bien-las-emociones/
https://www.fundacioncadah.org/web/articulo/potenciar-la-inteligencia-emocional-desde-casa.html
AEPSIS

Vacía tu mochila emocional de una forma rápida y efectiva

Después de pasar el confinamiento, y con una situación actual de gran incertidumbre, se hace más necesario que nunca poder cuidar nuestra salud mental.

En OWL INSTITUTE siempre estamos a la vanguardia de los últimos descubrimientos científicos, así como de las más recientes tecnologías para mejorar tu bienestar.

Hoy queremos presentarte a EMDR KIT, una tecnología que podrás encontrar en nuestros centros y que te ayudará a poder superar:

  • La ansiedad.
  • El estrés.
  • Las fobias.
  • El insomnio.
  • La depresión.

EMDR KIT está compuesto por varios elementos que nos ayudan a estimular el cerebro para que pueda liberarse aquellas emociones, sensaciones y pensamientos que nos perturban.

Está formado por tres elementos claves:

Un “Tubo de luz” que permite que la persona moviendo los ojos de derecha a izquierda se activen las zonas del cerebro que gestionan las emociones y así se pueda liberar el estrés correspondiente.

Unos “Pulsadores” que permiten la estimulación táctil en las manos. Esto facilita la integración del hemisferio derecho e izquierdo, para que puedas sentirte más relajado/a mientras liberas aquellas experiencias que fueron dolorosas.

Auriculares con “Música de Estimulación Bilateral” que facilita que el individuo alcance un mayor nivel de relajación, ideal para poder permitir que se reprocesen las vivencias traumáticas de una forma más ágil y efectiva.

Todos estos elementos están a tu disposición en nuestros centros OWL INSTITUTE. Si quieres saber más sobre cómo podríamos ayudarte, no dudes en contactar con nosotros, ya sea a través de nuestro correo electrónico (info@owlpsicologia.com) o llamando al (+34) 644 84 88 74.

¡Ahora es el momento de sanar tus heridas!

El tarro de las cosas buenas

Este año, ha sido especialmente complicado. Estamos viviendo una pandemia que nos ha afectado a nivel profesional, personal y económico. Hemos tenido que aprender otras formas de trabajar, otras maneras de relacionarnos con nuestros seres queridos y otras maneras de entretenernos al tener mucho más tiempo libre.

Los niños, dejaron de ir al colegio y dejaron de poder salir a jugar, de poder relacionarse con sus iguales. A muchos les costó entender lo que estaba pasando. De un día para otro, dejaron de tener contacto con sus abuelos.

Muchos de nosotros hemos experimentado sentimientos de tristeza, de incertidumbre, de angustia que nos han generado mucha dificultad para encontrar momentos o cosas positivas durante todo este tiempo. Además, a menudo nos es mucho más sencillo fijarnos en las cosas negativas, ya que tienen más peso en nuestro estado emocional.

Es por ello, que se hace especialmente necesario, valorar todas aquellas cosas buenas que nos pasan a diario y que debido a las circunstancias tan negativas que vivimos pasan desapercibidas.

El tarro de las cosas buenas

Os presento una idea que nos puede ayudar a ser más conscientes de todas aquellas cosas ositivas que nos ocurren. Os animo a realizarlo con vuestra familia.

La actividad consiste en coger un tarro (que no sea muy pequeño) y decorarlo como os guste. Aconsejo que sea trasparente así podéis ir comprobando como se llena. Si lo hacéis en familia, podéis ponerle vuestro nombre para saber cuál es de cada uno.

Se trata de ir anotando en diferentes papeles cosas buenas que pasen cada día, no hace falta que sean grandes cosas, los pequeños detalles también cuentan. De esta forma, fijaremos más nuestra mirada en lo positivo. También trabajaremos nuestra capacidad reflexiva y aumentaremos nuestra autoestima al darnos cuenta de todo aquello que hacemos bien y que a veces pasamos por alto.

¡Atención! No vale abrir el tarro hasta que haya finalizado el año. Cuando nos encontremos en los últimos días del año, lo abriremos y leeremos todas aquellas cosas que han formado parte de nuestro día a día y tendremos una mirada más positiva del conjunto de los días que forman el año.

Alba Lavandero
Psicóloga General Sanitaria
Colaboradora en OWL INSTITUTE. Institut Psicològic

¿Por qué es importante jugar con los niños en terapia?

El juego es fundamental para el desarrollo infantil ya que se ha demostrado que incide sobre la estructura y el funcionamiento del cerebro. Cuando un niño juega está poniendo en marcha su creatividad fomentando la aparición y el desarrollo de su imaginación, motricidad y emociones. Con el juego, los niños interactúan y descubren un mundo que aún les tiene secretos guardados.

Jugar con los niños te permite relacionarte con ellos de una forma más cercana, estableciendo un puente entre su mundo y el del adulto. Cuando juegan de forma espontánea, los niños desarrollan capacidades tales como el trabajo en equipo, compartir, solucionar conflictos y autogestionar sus emociones.

En terapia, el juego es importante para socializar, comunicarse con los demás, para que entiendan que vivimos en sociedad y para que observen que hay muchas opiniones diversas respecto a un mismo tema.

Se ha podido comprobar que el juego dentro de la consulta, puede ayudar a sacar a la luz cómo el niño se siente o qué le preocupa. Temas que a menudo cuesta verbalizar pueden aparecer de esta forma.

Por ejemplo, el juego simbólico, aquél que crean los niños de forma espontánea con juguetes como por ejemplo muñecos, nos proporciona mucha información a los terapeutas ya que a través de estos objetos representan la realidad que viven y que a menudo no terminan de comprender y les genera malestar. A partir de ahí podemos ayudarles a entender lo que les pasa, proporcionándole estrategias para gestionarlo y rebajar la activación emocional, facilitando su expresión.

En ese espacio generado en la consulta, todo lo que ocurre mientras se juega (o se realiza alguna manualidad, dibujo, etc.) a es válido y relevante, además, nos permite construir un engranaje con todo aquello que aflora generando una interpretación válida para el niño.

El juego en los trastornos de aprendizaje

Tiene un papel muy importante también para trabajar los trastornos de aprendizaje tales como dislexia, TDAH, etc. ya que promueve la mejora de la memoria, la atención, la concentración, el lenguaje, la motricidad, la toma de decisiones, el cumplimiento de las normas y de respetar los turnos, la tolerancia a la frustración, etc. sin olvidar que es una herramienta con la que trabajan motivados.

Juegos como el Fantasma Blitz de Devir, ayudan al control del impulso y a mejorar la atención ya que el objetivo consiste en que el niño se concentre y elija el objeto adecuado.

Alba Lavandero
Psicóloga General Sanitaria
Colaboradora en OWL INSTITUTE. Institut Psicològic

Fuentes:
Asturizaga, Estefanía, & Unzueta, Carla. (2008). EL ESTATUTO DEL JUEGO EN LA CLÍNICA PSICOANALITICA CON NIÑOS. Ajayu Órgano de Difusión Científica del Departamento de Psicología UCBSP, 6(1), 1-21. Recuperado en 11 de octubre de 2020, de http://www.scielo.org.bo/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2077- 21612008000100001&lng=es&tlng=es.
CEAC: https://www.ceac.es/blog/la-importancia-del-juego-en-psicologia-infantil
Informe FAROS-HSJdD: https://faros.hsjdbcn.org/es/articulo/dedicar-tiemponinos-jueguen-basico-su-desarrollo
TEA EDICIONES: http://web.teaediciones.com/Como-utilizar-los-juegos-deintervencion-en-la-practica-clinica.aspx

Comentarios y opiniones
    Privacy Settings
    We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
    Youtube
    Consent to display content from Youtube
    Vimeo
    Consent to display content from Vimeo
    Google Maps
    Consent to display content from Google