VERBENA DE SAN JUAN: ¡TRUCOS PARA PADRES!

El curso escolar llega a su fin, el verano comienza, las vacaciones están cada vez más cerca y uno de los indicativos más claros es la verbena de San Juan.

¿Cómo ayudar a tus hijos en la Verbena de San Juan?

Entramos en la estación del calor con una noche de fiesta, una buena cena, coca de pastelería, familia y amigos.

Pero también hay un imprescindible que acompaña este día, el continuado sonido ensordecedor de los petardos. Sea durante el día, como especialmente por la noche, los fuegos artificiales y los petardos de trueno son un rasgo identificador e inequívoco de que es la noche de San Juan.

Pero es aquí donde puede surgir un problema, no todo el mundo disfruta (o tolera) de la misma manera los fuegos artificiales y el ruido que los acompaña. Muchos niños/as (y algunos adultos) no soportan la noche de San Juan por los petardos.

¿El motivo? ¡Los miedos y las hipersensibilidades!

Hay personas que son más sensibles que otros ante algún estímulo sensitivo, como por ejemplo las diferentes tonalidades de la luz, los tipos de sonidos o ruidos, la intensidad del dolor…

La hipersensibilidad es el aumento de la capacidad de percibir alguno de los cinco sentidos. Es un síntoma que se puede encontrar en diferentes patologías médicas, como por ejemplo en el autismo.

La más frecuente es la hipersensibilidad auditiva, en la que a la persona le pueden molestar en exceso los ruidos fuertes o el alboroto de la gente

Pero no todo el rechazo hacia ello debe tener una causa médica, sino que el motivo puede radicar también en miedos o fobias no trabajadas. A menudo asociamos las malas experiencias que vivimos en situaciones parecidas y acabamos generalizando un malestar en muchas situaciones de la vida cotidiana.

De este modo, muchas situaciones que antes eran normales o eventos futuros que no deberían causar ningún tipo de estrés, acaban generándonos angustia y ansiedad, ya que les damos un valor similar a aquella mala experiencia que, en el fondo, es un caso aislado. Y esto desarrolla en una rueda en la que cada vez nos encontramos más limitados por estos miedos que hemos creado nosotros solos.

Estas situaciones son muy angustiantes para los niños, ya que un solo estímulo (ej. Un ruido fuerte) puede colapsarlos e incapacitarlos para procesar una respuesta que no sea la huida o la desregulación emocional. Esto también puede convertirse en un trastorno para los propios padres, debido a no entender qué les pasa a sus hijos, por qué sucede y qué pueden hacer para solucionarlo.

¿Qué consejos podemos dar para esta verbena?

En primer lugar, queremos dejar claro que no se trata de cambiar completamente los planes y aislar a nuestro hijo / a. De esta manera sólo estamos evitando el problema y no nos adaptamos a las limitaciones que la hipersensibilidad le supone.

Al evitar la situación, está realizando el aprendizaje que, ante una situación de conflicto, miedo o estrés, una estrategia de afrontamiento evitativa es una solución útil, pues reduce el malestar significativamente.

Si bien esto puede resultar útil en un momento de mucha angustia, si no ofrecemos alternativas y herramientas para un afrontamiento activo de la situación o la problemática, la persona tenderá a aumentar la ansiedad y el miedo que aquella situación le genera, y a generalizar-lo cada vez más y más a menudo, siendo incapaz de adaptarse a nuevas situaciones. Por tanto, el primer objetivo que tendremos en cuenta será el de hacer lo posible para intentar sobreponernos a estas dificultades y adaptarnos en mayor medida a la situación aversiva.

En esta situación pueden ayudar:

  • Recordarles las estrategias de regulación emocional de las que disponen.
  • Utilizar para los oídos o unos auriculares que reduzcan el impacto sonoro.
  • Utilizar petardos que sean luminosos y que emitan poco ruido
  • Facilitarles el hecho de que puedan irse del lugar un rato para luego volver.
  • Pactar un límite de situación donde puedan aguantar, es decir, por ejemplo, del 1 al 10, si sienten que su angustia es un 4 pueden permanecer en el lugar, pero si es un 7 pueden salir, relajarse y volver más calmados.

Estas son algunas de las estrategias que pueden ayudar para que esta fecha señalada pueda ser disfrutada por todos.

De parte de todo el equipo OWL Institute, ¡FELIZ VERBENA! 

Víctor Carretero

Colaborador en OWL INSTITUTE. Institut Psicològic

Psicólogo.

Experto en Terapias Neurocientíficas.

¿Cómo podemos decir adiós…?

¿Cómo decir adiós a un ser querido o situación?

Una de las acciones que más nos cuesta a las personas es el decir adiós. Nos es difícil, en primer lugar, reconocer que algo se ha acabado, ya sea un proceso, una relación, un trabajo, una etapa vital… Nos cuesta porqué la gente se aferra a sus áreas conocidas.

Nos da pánico aquello que no conocemos y es por ello que es tan importante poder decir “basta”, “ya está”, “se ha acabado”. Porque, si bien es cierto que hay situaciones donde no nos encontremos bien, estas, al ser conocidas, nos transmiten una falsa seguridad.

En los nuevos proyectos, las nuevas etapas, las nuevas relaciones, nos sentimos indefensos/as. Es un miedo profundo a la incertidumbre. Un temor a lo que puede venir y sobre todo, miedo a pensar que este futuro puede ser peor del que tenemos en la actualidad.

Se nos hace molesto y pesado pensar que podría venir algo positivo a nuestras vidas. Es imaginar de una manera demasiado optimista, dirían algunos/as.

Y todo esto hace que nos sujetemos con fuerza a nuestra situación actual que, en realidad, la gran mayoría de las veces ya forma parte de nuestro pasado. Porque cuando nos preguntamos si ya toca o no toca pasar página, es porque ya hay una parte de nosotros mismos/as que probablemente lo considera.

Vivimos momentos en los que los cambios cada vez son más rápidos y repentinos. Por ello es importante poder tener una mayor capacidad de adaptación. Y si no somos capaces de poder dejar ir nuestro presente/pasado, estaremos en un punto intermedio, que se llama entre dos aguas. Esto nos llevará a no poder avanzar o seguir con nuestras vidas, a no poder crecer y evolucionar en los diferentes aspectos de nuestra existencia.

Si eres de aquellas personas que les cuesta decir adiós, pasar página, o poner punto y final, quizás sería bueno preguntarse, ¿qué temes que pase?

Aquí podrás conectar con tus miedos y con tus creencias limitadoras.

Es curioso, porque muchas veces cuando miramos atrás, podemos contemplar momentos donde ponemos un punto y final. Siendo estas, situaciones en las que nos despedimos y pudimos seguir con otra etapa o hacia otra dirección.

Y ahora con perspectiva las miramos y podemos decir con seguridad que fueron decisiones difíciles y complicadas, pero que al final fueron por nuestro bien.

¿Qué podemos hacer para decir adiós?

El elemento del tiempo es importante, puesto que en el presente no somos del todo conscientes de todo aquello que podremos ganar al cambiar o escoger un nuevo destino. Solo con el paso del tiempo iremos ensanchando esta perspectiva. Una mirada más amplia para poder valorar con profundidad los elementos más positivos y los elementos más negativos.

Y de esta forma poder hacer un buen balance que nos aporte esta seguridad. Que todo cambio si lo aprovechamos y lo vivimos con plenitud, puede ser bueno para nuestras vidas.

Juzgarlo por avanzado es como juzgar un libro por su cubierta. Solo sabrás realmente si es bueno cuando estés leyéndolo. Y en el peor de los casos siempre podrás obtener alguna idea, reflexión o pensamiento.

Tú puedes decir adiós, poner punto y final y despedirte de aquello que tú quieras. Solo te tienes que enfocarte en todo aquello que puedes llegar a ganar. Es un cambio de orientación que seguro que te será provechoso.

Piensa que, de lo contrario, todos/as seguiríamos estancados en las mismas situaciones de toda la vida. Y como bien nos enseña la naturaleza, la vida es cambio. Un cambio siempre hacia delante.

¿Te animas a dar el paso?

¿QUÉ ES EL COACHING?

Imagina por un momento que te has planteado ponerte en forma. Hace tiempo que le estás dando vueltas al asunto, pero finalmente pasas a la acción. La gente de tu alrededor te anima y tú estás totalmente decidido/a. Hay muchas opciones, pero te decantas por escoger un entrenador/a personal. Te apetece ponerte en forma, sentirte más sano/a y recuperar tu energía y vigor.

Este entrenador/a te prepara unas rutinas con las que vas a poder fortalecer tus bíceps, tus cuádriceps y tus glúteos. El plan te parece genial.

Pero pronto descubres… que en el ponerse en forma, como cualquier otro propósito hay un aspecto mental. Necesitas hacer un trabajo no sólo en tu imagen exterior sino también en tu lado más interior. Aquí es donde entra la figura del coach, un entrenador/a pero a nivel de la mente. Este profesional te acompaña para ayudarte a lograr tus metas, sueños y objetos. También a lo largo del proceso va a facilitar que llegues a alcanzar tu máximo potencial. Un coach no va a pedirte que hagas abdominales, ni sentadillas, pero sí que va a ayudarte a que potencies tu motivación, tu fuerza de voluntad, tus valores, tu creatividad, tu espíritu crítico, entre otros elementos.

Vas a intercambiar las pesas por las preguntas poderosas que están orientados a tu cambio y a tu transformación. Los bancos de abdominales van a dejar paso a las dinámicas de reflexión o a los planes de acción, por poner algunos ejemplos.

Algunos de los pioneros en el ámbito del Coaching internacional y nacional, exponen esta metodología de la siguiente manera:

Según John Whitmore, uno de los pioneros y principales impulsores de esta metodología a nivel mundial, en su obra “Coaching: El método para mejorar el rendimiento de las personas”, explica que el Coaching es la actuación por la cual una persona toma consciencia de los hechos, no a través del coach sino de si misma, siendo estimulada por el profesional y con el objetivo de descubrir la mejor manera de lograr mejorar el rendimiento. El Coaching es un tipo de metodología específica donde actúa un coach que acompaña al coachee, con la intención de trabajar en la consecución de sus objetivos y metas. El coach se adapta al ritmo de trabajo de su cliente para así ayudarlo a que por su propia cuenta llegue a lograr aquellas metas que se ha planteado. Con esta definición se manifiesta la idea de que el protagonista del proceso y quien está en el foco de atención es el coachee, nunca el coach.

Otra conceptualización la encontramos en Myles Downey, uno de los coach seniors con más prestigio a nivel europeo y mundial. En su obra “Effective Coaching: Lessons from the Coach’s Coach”, quien expresa que el Coaching es el arte de facilitar el rendimiento, el aprendizaje y el desarrollo de otra persona. Downey hace uso del término arte, como sinónimo de un proceso único e irrepetible, el cual más allá de seguir una metodología, cada coach hace una aportación propia y se adapta a las circunstancias del cliente. Por lo que respecta al rendimiento, al aprendizaje y al desarrollo, los tres elementos se presentan conjuntamente ya que están estrechamente vinculados. Cuando una persona trabaja cualquiera de estos puntos, de alguna manera afecta a los otros elementos. Cuando uno rinde más puede deberse a que ha habido un aprendizaje y si hay un aprendizaje, hay un desarrollo de la persona. El Coaching es una metodología que facilita que se de cualquiera de los tres factores. En la mayoría de los procesos de Coaching se producen cambios en estos tres pilares, ya que el coachee ha sido capaz de mejorar su rendimiento o su actuación, el coachee ha logrado incorporar nuevos aprendizajes, sean del tipo que sean, y el coachee se ha desarrollado en el ámbito o campo que deseaba, o incluso en diversas esferas o en todo su conjunto como persona.

También, Mireia Cabero, psicóloga, coach político y docente universitaria, conceptualiza el Coaching en su obra “El coaching emocional” como un proceso de trabajo personal y de auto liderazgo en el cual la persona, el coachee, hace acompañada de un especialista, el coach, con el propósito de lograr los objetivos que se plantea. En esta definición la autora pone énfasis en el concepto de trabajo personal, ya que contempla la idea de un proceso donde no sólo se trabaja para lograr objetivos, sino que hay también una transformación de la persona, permitiendo que esta se desarrolle y que crezca tanto a nivel personal como profesional. Además, es importante destacar el concepto de auto liderazgo ya que es una habilidad esencial en los procesos de Coaching, donde el cliente ha de ser capaz de hacerse responsable de sus decisiones y de sus acciones. Es fundamental que el cliente pueda llegar a aprender a guiarse a si mismo, ya que el coach sólo lo acompaña temporalmente, y el cliente ha de ser autosuficiente y sentirse empoderado y responsable de su vida.

Y añade Beatriz Valderrama, Doctora en Psicología Organizacional y RRHH y Coach Profesional Senior, define el Coaching en su obra “Fundamentos Psicológicos del Coaching”, como un proceso que tiene como objetivo ayudar al cliente a transformar su ser para conseguir sus metas. La autora contempla un enfoque integrado del Coaching, el cual tiene que incluir el acompañamiento del coach a su cliente desde donde está ahora, hacia el futuro que desea (su visión), dándole soporte a su desarrollo (transformación de su forma de pensar, sentir y actuar) con la finalidad de obtener resultados óptimos para la persona y los sistemas en los que se integra (grupos, organizaciones, comunidad). Para conseguir los resultados deseados, necesitamos emprender las acciones dirigidas a producirlos.

En definitiva, el Coaching es un proceso y una relación, una metodología y un arte a la vez, la finalidad de la cual es ayudar al cliente a transformar su ser para conseguir sus metas. En la transformación personal está la base para poder alcanzar los objetivos. Porque siempre podemos llegar a ser más de lo que somos ahora en el presente. Y siempre podemos lograr más de lo que estamos logrando en la actualidad.

Espero que con la metáfora inicial y con estas definiciones puedas empezar a hacerte una primera idea sobre qué es el Coaching, y si te has animado puedas consultar a un coach acreditado/a.

TALLER “SER DONA”: ¿QUIERES SABER MÁS?

Entrevistamos a la Psicóloga Júlia Beltrán, Tallerista de “Ser Dona”, para que nos cuente un poco más sobre esta formación que llega a Owl Institute este mes de julio. Además nos gustaría añadir preguntas que nos han hecho llegar varias personas.

 

¿Cómo surge la idea del Taller “Ser Dona”?

Hacía tiempo que me apetecía hacer una formación dirigida a grupos de mujeres. La idea nace de la necesidad de poner sobre la mesa todo aquello que me hubiera gustado saber hace años, como mujer, y que hoy día sigue siendo tabú para muchas. En consulta me he encontrado a mujeres con dudas muy básicas sobre su cuerpo y sexualidad, lo cual sigue sorprendiendo. Mucha gente piensa que con la cantidad de información que tenemos hoy al alcance, todo debería ir muy rodado pero no es así.

 

¿En qué consiste este taller?

Es un taller vivencial. Hay que aclararlo ya que no es una clase magistral de escuchar y apuntar. En cada sesión hay una primera parte donde introduzco el tema del día con explicaciones básicas y después pasamos a la acción. 

 

¿Pasamos a la acción?

¡Si! significa que pasamos a la dinámicas. Estas son actividades individuales, en pareja o en grupo que se hacen a lo largo de las sesiones para  que cada mujer tome consciencia, aprenda e identifique cómo de bien conoce el tema a tratar, cómo lo vive y siente corporal y emocionalmente. Pueden ser actividades corporales, plásticas, narrativas e incluso teatrales o de rol playing.

Cogemos todo lo que aparece y lo transformamos. De aquí lo “vivencial”. Cada mujer llega con sus inquietudes, miedos, historia personal y puede llegar a identificar y transformar aquello que es. 

Las dinámicas son respetuosas con la individualidad de cada una. Ninguna va a hacer o decir algo con lo que no está a gusto. Es una premisa básica que cada una participe en la medida de lo que sienta. Lo mejor es aprovechar el formato intensivo del taller para sacar todo lo le preocupa así como descubrir qué le gusta. El hecho de que sea en grupo reducido (máximo 10 mujeres) forma un ambiente de confianza y respeto, donde compartir con otras mujeres inquietudes y risas parecidas.  

 

¿A qué tipo de mujer se dirige? ¿Es para todas las edades?

A todas aquellas mujeres mayores de edad, que sienten que necesitan mejorar su consciencia corporal y emocional a nivel general y sexual; que sienten que hay algo que no termina de encajar en sus relaciones personales y/o el trato consigo mismas. La autoestima y el como nos hablamos y vemos es esencial y afecta a todos los aspectos de nuestra existencia. Cada mujer, independientemente de la edad, llegará con su historia y, tanto de manera individual, como en grupo, podrá crecer. 

 

¿Qué temas se tratarán?

Para que os hagáis una idea trataremos la historia corporal y la relación de cada una con su cuerpo y vivencias; el placer y autoplacer, las creencias sobre el amor y el sexo, diversidad y las relaciones personales en torno a ello. Como, en este caso, es un intensivo de 5 días, será realmente intenso. 

 

¿En qué me puede ayudar este taller? 

Durante el proceso y al terminar, te darás cuenta de aquellos mitos y creencias que te estaban limitando, aprenderás más sobre tu actitud, personalidad y manera de tratarte y tratar a los demás. Ganarás autoestima, consciencia corporal y tomarás más las riendas de tu vida y de tu sexualidad. 

Es una herramienta de transformación personal intensa. Ganarás conocimientos y consciencia sobre ti como mujer en todos los planos: físico, emocional, actitud, creencias, mitos ; respuestas sobre tus miedos y preocupaciones, removerás aquello que te preocupa para transformarlo y aquello que te gusta para afianzarlo.  

A veces, al finalizar estos talleres, puede ser que queden cosas en el tintero que necesiten de una intervención terapéutica más profunda. En ese caso la mujer puede consultarnos y empezar un proceso individual de Terapia. 

 

Una curiosidad…¿Porqué este nombre “Ser Dona” o, lo que sería en castellano “Ser Mujer”?

La verdad es que fue lo más difícil de encontrar y decidir, el nombre. Surgió pensando en todas las sesiones que había preparado y en mi práctica en consulta. Muchas mujeres hablan sobre el hecho de ” ser mujeres”, lo que implica, los roles, la biología, lo que te dicen etc. Creo que ser mujer es algo que tenemos que deconstruir para construir algo propio, lo que para cada una signifique eso, re-pensando los roles y etiquetas impuestos sobre las características, actitudes, físico, tareas vitales, etc. Por tanto, en el Taller Ser Dona, me gustaría que cada persona que se siente mujer encuentre su manera particular de serlo como realmente quiere. 

Por último…¿cúando y dónde?

Estaré en el centro OWL INSTITUTE Barcelona del 1 al 5 de julio, de 19 a 21. Y en el centro OWL EMOCIONS El Masnou del 8 al 12 de julio, también de 19 a 21. Como he comentado,es un formato muy intensivo y vale la pena. Además el material está incluido y el grupo solo debe llevar calcetines, ropa cómoda y una libreta personal. 

¡PREGÚNTANOS POR LOS PRECIOS ESPECIALES!

info@owlpsicologia.com

¿PESIMISTA, OPTIMISTA O ILUSIONISTA?

Cualquier aprendizaje requiere de una práctica consciente, hasta que dejas de pensar en ello y forma parte de ti, hasta que se convierte en un hábito. Tanto si hemos aprendido a ir en bici, a conducir o a teclear en un ordenador, siempre es necesario e inevitable pasar por este periodo de aprendizaje. Un estadio en el que nos podemos mover con más o menos torpeza, lentitud y dudas para realizar esa actividad, ponemos toda la consciencia en cada movimiento. Hasta que poco a poco, la práctica forja al experto, y conseguimos integrar toda esa experiencia y conocimiento y mecanizar-lo, de manera que sucede solo.

Con las actitudes de la vida pasa exactamente lo mismo. Todos tenemos la capacidad de cambiar nuestras actitudes frente a la vida y añadir cualidades a nuestra personalidad. Por ejemplo, una persona a la que le cuesta ver la parte buena de las cosas, puede desarrollar una forma de ser positiva frente a la vida y conseguir relativizar los problemas del día a día.

Por eso la actitud que mostramos es muy importante. Nuestra actitud actúa como el prisma a través del cual podemos interpretar nuestra realidad, como si nos pusiéramos unas gafas para ver de forma distinta. La diferencia entre las personas optimistas y pesimistas no está en la realidad que observan, sino en el adjetivo que escogen para definir esta realidad. Esta es la diferencia clave.

Podríamos categorizar esta manera de ver las cosas en tres posturas: los ilusos, los pesimistas y los optimistas.

Los primeros, los ilusos o ilusionistas, los llamamos así ya que son personas que distorsionan la realidad, la modifican a su gusto. Por ejemplo, si está lloviendo, uno puede imaginarse que hace un día soleado, que no hace frio y que no necesita paraguas ni nada que le resguarde. Eso no sería ser optimista, es ser un iluso.   A menudo se critica a los optimistas y se les confunde con los ilusos, pero son cosas distintas.

Si uno se imagina que no llueve y sale a la calle sin paraguas, lo único que conseguirá será un buen resfriado. Ser iluso no nos lleva a ningún sitio, porque tarde o temprano chocamos con la auténtica realidad, y evadirnos inventando ilusiones no nos evita que nos encontremos con ella.

Los segundos serían los pesimistas, la persona que ve una realidad objetiva pero decide escoger adjetivos más negativos para definirla. Sin duda esos adjetivos o pensamientos adversos sobre la realidad son reales y encajan con esa situación concreta, pero son negativos. Si delante de un problema nos dedicamos a ver la parte negativa, aunque esta sea cierta y real, es normal que aparezca más fácilmente el desánimo.

Y la tercera forma de ver la realidad sería la de los optimistas, los que delante de una situación escogen unos adjetivos (reales y adecuados) más positivos para describirla. Es la misma realidad, pero con distintos adjetivos.

Tanto el pesimista como el optimista tienen razón, pero claramente sale más a cuenta escoger ser optimista. El primero lo tiene más difícil para conseguir un buen resultado porque le es más fácil desanimarse, se predispone a las cosas negativas. Mientras que el segundo, el optimismo, tiene esperanza, lucha para realizar e mejor esfuerzo ya que ve posible el mejor de los resultados.

El pesimista es aquel que ve las dificultades de cada situación, mientras que el optimista es aquel que ve las oportunidades.

 

 

 

 

 

Víctor Carretero

Colaborador de OWL INSTITUTE. Institut Psicològic

Psicólogo

Experto en Terapias Neurocientíficas

CASAL DE VERANO OWL EMOCIONS

Imagina por un momento un casal diferente. Un espacio donde tus hijos pudieran encontrarse con un bosque dentro del pueblo/ciudad. Un lugar donde a través de juegos y dinámicas pudieran disfrutar, y a la vez aprender y desarrollar su inteligencia emocional.

Pues este lugar existe y se llama CASAL DE VERANO DE OWL EMOCIONS.

OWL EMOCIONS es la extraescolar consciente para acompañar a niños/as y a sus padres para la mejora y potenciación de sus competencias emocionales. Y ahora en estas fechas veraniegas damos la oportunidad de ofrecer un casal donde además de poder hacer amigos/as y de divertirse podrán incrementar su inteligencia emocional.

Nuestra metodología está basada en el juego como eje principal, ya que creemos que cuando los niños/as se divierten es cuando más aprenden. Cada dinámica tiene un trasfondo psicológico, con el propósito de desarrollar las competencias emocionales básicas que son:

  • Consciencia emocional
  • Autoestima
  • Empatía
  • Habilidades Sociales
  • Autoregulación emocional
  • Automotivación

Así, tus hijos podrán pasar un verano donde mejorarán sus capacidades y habilidades emocionales. Todos los días nuestro equipo formado por monitores/as graduados en Psicología, serán los encargados de dinamizar los distintos ejercicios con los niños/as. Además, los padres podrán también participar a través de nuestro servicio de asesoramiento vía presencial y vía email.

También contaremos con excursiones y juegos de agua para poder disfrutar con el calor y así también alternar actividades en el interior de nuestro centro, con actividades en el exterior.

El calendario del casal comprende del 25 de junio al 26 de julio, ofreciendo una modalidad de sólo por las mañanas (de 9h a 13h) o modalidad completa (de 9h a 17h).

Será necesario que los niños/as traigan su desayuno y comida (en el caso de la modalidad completa).

Nuestro centro de OWL EMOCIONS, donde se realizan las actividades, está en la calle Navarra, nº13 de el Masnou (Barcelona).

Y para poder hacer las inscripciones puedes contactar con nosotros a través de nuestro correo electrónico: info@owlpsicologia.com o a través de nuestro teléfono de contacto 644 84 88 74.

Si quieres que tus hijos refuercen su autoestima, mejoren sus habilidades comunicativas, mejoren su regulación emocional y disfruten de un verano lleno de magia y de alegría, piensa en el CASAL DE VERANO DE OWL EMOCIONS.

Porque ayudarles a desarrollar su inteligencia emocional, es asegurarles un futuro de mayor adaptación y felicidad.

“EL POEMA ERES TÚ” de DEEPAK CHOPRA

Escucha la sabiduría de tu cuerpo, que se expresa por señales de comodidad e incomodidad. Cuando elijas cierta conducta pregunta a tu cuerpo que siente al respecto. Si tu cuerpo envía una señal de inquietud física o emocional, ten cuidado. Si envía una señal de comodidad y anhelo, procede.

Vive en el presente, que es el único momento que tienes. Mantén tu atención en lo que existe aquí y ahora; busca la plenitud en todo momento. Acepta lo que viene a ti total y completamente para que puedas apreciarlo y aprender de ello; luego déjalo pasar. El presente es como debe ser. Refleja infinitas leyes de la Naturaleza que te han traído hasta este pensamiento exacto, esta reacción física precisa. Este momento es como es porque el Universo es como es. No luches contra el infinito esquema de las cosas; por el contrario, sé uno con él.

Dedica tiempo al silencio, a meditar, a acallar el diálogo interior. En momentos de silencio, cobra conciencia de que estás recontactándote con tu fuente de conciencia pura. Presta atención a tu vida interior para que puedas guiarte por tu intuición, antes que por interpretaciones impuestas desde fuera sobre lo que conviene o no te conviene.

Renuncia a tu necesidad de aprobación externa. Sólo tú eres el juez de tu valer; tu meta es descubrir el infinito valor de ti mismo, sin dar importancia a lo que piensen los demás. Al comprender esto se logra una gran libertad.

Cuando te descubras reaccionando con enfado u oposición ante cualquier persona o circunstancia, recuerda que sólo estás luchando contigo mismo. Presentar resistencia es la reacción de las defensas creadas por viejos sufrimientos. Cuando renuncies a ese enojo te curarás y cooperarás con el flujo del universo.

Recuerda que el mundo de allí fuera refleja tu realidad de aquí dentro. Las personas ante las cuales tu reacción es más fuerte, sea de amor u odio, son proyecciones de tu mundo interior . Lo que más odias es lo que más niegas en ti mismo. Lo que más amas es lo que más deseas dentro de ti. Usa el espejo de las relaciones para guiar tu evolución. El objetivo es un total conocimiento de uno mismo. Cuando lo consigas, lo que más desees estará automáticamente allí; lo que más te disgusta desaparecerá.

Libérate de la carga de los juicios. Al juzgar impones el bien y el mal a situaciones que simplemente son. Todo se puede entender y perdonar, pero cuando juzgas te apartas de la comprensión y anulas el proceso de aprender a amar. Al juzgar a otros reflejas tu falta de autoaceptación. Recuerda que cada persona a la que perdones aumenta tu amor a ti mismo.

No contamines tu cuerpo con toxinas, ya sea por la comida, la bebida o por emociones tóxicas. Tu cuerpo no es sólo un sistema de mantenimiento de la vida. Es el vehículo que te llevará en el viaje de tu evolución. La salud de cada célula contribuye directamente a tu estado de bienestar, porque cada célula es un punto de conciencia dentro del campo de la conciencia que eres tú.

Reemplaza la conducta que motiva el miedo por la conducta que motiva el amor. El miedo es un producto de la memoria, que mora en el pasado. Al recordar lo que nos hizo sufrir antes, dedicamos nuestras energías a asegurarnos de que el antiguo sufrimiento no se repita. Pero tratar de imponer el pasado al presente jamás acabará con la amenaza del sufrimiento. Eso sólo ocurre cuando encuentras la seguridad de tu propio ser, que es amor. Motivado por la verdad interior, puedes enfrentarte a cualquier amenaza, porque tu fuerza interior es invulnerable al miedo.

Comprende que el mundo físico es sólo el espejo de una inteligencia más profunda. La inteligencia es la organizadora invisible de toda la materia y toda la energía; como una parte de esta inteligencia reside en ti, participas del poder organizador del cosmos. Como estás inseparablemente vinculado con el todo, no puedes permitirte el contaminar el aire y el agua del planeta. Pero en un plano más profundo, no puedes permitirte el vivir con una mente tóxica, porque cada pensamiento crea una impresión en el campo total de la inteligencia. Vivir en equilibrio y pureza es el más elevado bien para ti y para la Tierra.

 

 

 

El poema eres tú” de Deepak Chopra

LA GESTIÓN EMOCIONAL DURANTE EL VERANO

Ahora, con el verano cada vez más cerca, son muchos los que empiezan a hacer planes sobre lo que les gustaría hacer. El verano es una de las estaciones preferidas para mucha gente, sobre todo por los niños/as y por los adolescentes, pero también por los adultos. Hay quien lo asocia a una etapa de alegría, de libertad, de diversión, de aventura… Pero también hay personas que lo viven como un periodo de trabajo intenso, de pasar mucho calor, de tensiones…

Y tú, ¿cómo la vives?

A continuación, te daremos algunos consejos para gestionar mejor tus emociones:

1. Ten presente que, como cualquier estación, el verano tiene elementos positivos y elementos no tan positivos. De ti depende en qué elementos te quieras enfocar. Puedes centrarte en pasar calor o en poder refrescarte, por ejemplo, con un baño en mar o en la piscina.

2. Planifica con antelación. Es un periodo donde los niños y los adolescentes disfrutan de mucho tiempo libre. Si eres padre o madre, no esperes hasta el último momento para apuntarlos a casales o planificar salidas y vacaciones. Si podemos crear un calendario con semanas de antelación, iremos más relajados.

3. Plantéate volver a recuperar los buenos hábitos. Hay mucha gente que decide volver a hacer deporte en este periodo de tiempo. Más allá de la famosa operación biquini, hay personas que buscan el buen tiempo para poder salir a nadar, ir en bicicleta, correr a primeras o últimas horas del día, o jugar a voleibol u otros deportes.

4. También es tiempo de socializar. El calor y el aumento de las horas de luz hace que podamos estar de mejor humor, y esto nos da pie a querer relacionarnos más con amigos/gas y familiares. Aprovecha para invitar a tus conocidos/as, o a salir a tomar unas bebidas refrescantes.

5. Si te toca trabajar durante el verano, trata de marcarte pequeñas recompensas o pequeños momentos de desconexión a lo largo del día. Los mediodías pueden ser momentos ideales para poder descansar. También al atardecer puedes darte un baño en el mar con el agua todavía caliente.

6. Busca tiempo para no hacer nada. Puede parecer una contradicción, pero muchas veces acabamos estresados/as durante el verano porque queremos hacer demasiadas cosas y nos apuntamos a un gran número de actividades. Esto hace que no dejemos espacio para simplemente descansar o estar tranquilos/as.

7. Baila y escucha música. Durante el verano es cuando salen la gran mayoría de nuevas canciones comerciales. El hecho de escuchar música o de mover el esqueleto es una forma de cambiar nuestros estados emocionales y nos ayuda a sentirnos mejor.

8. Lee. Hay mucha gente que aprovecha el verano para retomar libros que no acabó o para empezar nuevas lecturas. Hay quién disfruta de ir a la playa en compañía de un buen libro. Pero en realidad leer no tiene un lugar específico, así que lee donde te sientas más cómodo.

9. Usa protector solar y no te pases con el alcohol. Cuidar de tu salud física es también cuidar de tu salud emocional. Cuerpo y emociones están vinculados, así que no maltrates tu cuerpo.

10. Se feliz. Muchas veces miramos fotografías de los veranos pasados y nos preguntamos cómo éramos de felices en aquellos momentos. Pero, quizás cuando hacíamos aquellas fotografías, no éramos del todo conscientes de nuestra felicidad. En lugar de centrarte en sacar muchas fotos, enfócate en las emociones que estás sentido en ese momento, puesto que la felicidad es un estado del presente.

 

¡Que disfrutáis de cada uno de sus instantes!

 

 

 

 

 

Dr. Oriol Lugo

Co-directo de OWL Institute. Institut Psicològic

Psicólogo y Coach

Experto en Terapias Neurocientíficas

7 HÁBITOS PARA TU BIENESTAR

Llevar una vida sana es lo que se lleva ahora mismo. Pero, ¿a que nos referimos con esto? ¿Cómo conseguimos materializar una cosa tan abstracta como es el hecho de estar sano?

Belloc y Breslow (1972) hicieron un estudio longitudinal (7000 personas) para examinar la relación entre las tasas de mortalidad y el comportamiento de las personas. El resultado fue: 7 hábitos de salud que todavía siguen incrementando exponencialmente la esperanza de vida de las personas.

1.- Desayunar cada día: se ha acabado el triste vaso de leche o de zumo. Disfruta de un buen bocadillo o de unas piezas de fruta. Empieza el día con el estómago lleno.

2.- Comer con moderación, sin “picar” entre horas: es preferible hacer bien las comidas importantes del día y no sustituirlos por barritas o “snacks”. Hay que intentar encontrar el tiempo necesario para nuestra alimentación. Por lo que respecta a “picar”, deshazte de las tentaciones que puedas tener en casa.

3.- Mantener un peso corporal según tus medidas: ante la duda visita a tu médico o nutricionista. Nadie como ellos pueden aconsejarte mejor. Vigila con las dietas milagrosas que pululan por Internet.

4.- No fumar: fumar no está de moda. Hay formas más interesantes de empezar una conversación aparte de un aburrido “tienes fuego”. Habla con los otros sobre qué deportes o entretenimientos practican, esto te permitirá conocer gente como tú, a la que le gusta cuidarse.

5.- No beber alcohol o hacerlo solo moderadamente: una copa de vino para el fino paladar puede originar todo un estallido de sensaciones. Una borrachera colapsa todos tus sentidos. Tú eliges como quieres que sean tus
recuerdos.

6.- Hacer ejercicio con moderación: no es tanto la cantidad que haces en un día como la voluntad de hacerlo cada día. Empieza de forma moderada y ve incrementando tus esfuerzos de manera progresiva. Menos es más.

7.- Dormir 7 o 8 horas diarias: el hecho de descansar es uno de los mayores placeres para mucha gente. Además, es importantísimo para la recuperación de tu cuerpo y de tu cerebro. No te prives de un despertar lleno de energía y motivación.

Estas pautas, a pesar de ser del siglo pasado, siguen siendo igual de válidas para nuestros tiempos. Tu salud física, mental y emocional, está en tus manos, puesto que cuerpo y mente están totalmente entrelazados.

Ha llegado la hora de cuidarse!

POLLO O PATO. ¿QUÉ ELIGES?

No, no se trata de elegir qué plato queremos para cenar, sino que elegiríamos ser en la metáfora que os explicamos a continuación. Así pues, contextualizamos un poco el porqué de esta pregunta:

Todos hemos experimentado alguna vez, en un contexto u otro, algo con la que hemos estado en desacuerdo, que no nos ha gustado o hemos pensado que aquello lo quisiéramos de otra manera. Ante esto, y siempre procurando hacerlo de una manera asertiva, las personas podemos hacer una crítica sobre eso que no nos parece bien. Estas críticas pueden ser hacia una persona, una cosa o también hacia una situación, y también nos encontramos que hay dos maneras de hacerlo o tipos: Críticas Constructivas y Críticas Destructivas.

Las constructivas son aquel tipo de críticas que hacemos para mejorar e intentar ayudar a cambiar esa persona o situación, y lo procuramos hacer de una manera asertiva; buscando cambiar lo que no aprobamos, pero siendo respetuosos con el otro. En cambio, las destructivas son aquellas críticas que se hacen de manera totalmente gratuita, sin intención de ayudar a mejorar y sólo por el hecho de hacer daño o hurgar.

Seguro que todos lo hemos experimentado más de una vez, tanto de críticas “buenas” (constructivas) como de “malas” (destructivas). Pero recibirlas puede hacer daño a nivel emocional y es importante saber gestionarlo correctamente.

¿Qué podemos hacer para no sentirnos mal cuando recibimos una crítica? ¿Qué podemos hacer cuando una persona de esas que dicen que son muy sinceras, nos “regala” alguna de sus “verdades devastadoras”?

Cuando recibimos este tipo de comentarios o críticas sobre algún aspecto de nosotros mismos, lo acostumbramos a recibir como un jarro de agua fría. Es aquí cuando volvemos a formular la pregunta: ¿pollo o pato?

¿Para qué esta elección?

A los pollos cuando les cae agua encima se quedan mojados, sorprendidos, confusos, paralizados, enfadados o deprimidos. En definitiva, incapaces de reaccionar de una forma adecuada.

En cambio, los patos se sacuden el agua rápidamente, y siguen nadando como si no pasas nada, porque el agua forma parte de su medio natural, al igual que las críticas forman parte de nuestro día a día.

Por lo tanto, ¿qué decidimos ser? ¿Un pato o un pollo? Indudablemente la primera, ¡un pato!

Es importante que entendamos que ante las críticas hemos de aprender a regular nuestra reacción y no responder como si fuera un ataque. Para ello, nos pueden ayudar mucho 3 elementos: nuestra respiración, nuestra calma y nuestra aceptación de la frustración.

Respirar nos ayuda a no utilizar la primera reacción que nos venga a la mente, que puede ser mal gestionada o inadecuada. La calma nos ayuda a poder pensar en cuál es la mejor manera de responder a esa crítica. Y aceptar la frustración es necesario para entender que no todo es como nosotros queremos y que es necesario ser flexible con nuestro entorno.

Por todo ello, cuando nosotros mismos as nos volvamos a encontrar ante una situación en la que nos sentimos juzgados o criticados, es importante pensar en qué queremos hacer, reaccionar asustados, furiosos o confundidos, o sacudirnos esta crítica y aprender a convivir con ella. ¿Qué queremos ser? ¿Patos o pollos?

 

 

 

 

Víctor Carretero

Psicólogo

Experto en Terapias Neurocientíficas

Colaborador en OWL INSTITUTE. Institut Psicològic

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google