Todas las entradas

¿Qué es el Coaching Vocacional?

Imagina por un momento que te has planteado ponerte en forma. Hace tiempo que le estás dando vueltas al asunto, pero finalmente pasas a la acción. La gente de tu alrededor te anima y tú estás totalmente decidido/a. Hay muchas opciones, pero te decantas por escoger un entrenador/a personal. Te apetece ponerte en forma, sentirte más sano/a y recuperar tu energía y vigor.

Este entrenador/a te prepara unas rutinas con las que vas a poder fortalecer tus bíceps, tus cuádriceps y tus glúteos. El plan te parece genial.

Pero pronto descubres que en el ponerse en forma, como cualquier otro propósito, hay un aspecto mental. Necesitas hacer un trabajo no sólo en tu imagen exterior sino también en tu lado más interior. Aquí es donde entra la figura del coach, un entrenador/a pero a nivel de la mente. Este profesional te acompaña para ayudarte a lograr tus metas, sueños y objetos. También a lo largo del proceso va a facilitar que llegues a alcanzar tu máximo potencial. Un coach no va a pedirte que hagas abdominales, ni sentadillas, pero sí que va a ayudarte a que potencies tu motivación, tu fuerza de voluntad, tus valores, tu creatividad, tu espíritu crítico, entre otros elementos.

Vas a intercambiar las pesas por las preguntas poderosas que están orientados a tu cambio y a tu transformación. Los bancos de abdominales van a dejar paso a las dinámicas de reflexión o a los planes de acción, por poner algunos ejemplos.

Algunos de los pioneros en el ámbito del Coaching internacional y nacional, exponen esta metodología de la siguiente manera:

Según John Whitmore, uno de los pioneros y principales impulsores de esta metodología a nivel mundial, en su obra “Coaching: El método para mejorar el rendimiento de las personas”, explica que el Coaching es la actuación por la cual una persona toma consciencia de los hechos, no a través del coach sino de si misma, siendo estimulada por el profesional y con el objetivo de descubrir la mejor manera de lograr mejorar el rendimiento. El Coaching es un tipo de metodología específica donde actúa un coach que acompaña al coachee, con la intención de trabajar en la consecución de sus objetivos y metas. El coach se adapta al ritmo de trabajo de su cliente para así ayudarlo a que por su propia cuenta llegue a lograr aquellas metas que se ha planteado. Con esta definición se manifiesta la idea de que el protagonista del proceso y quien está en el foco de atención es el coachee, nunca el coach.

Otra conceptualización la encontramos en Myles Downey, uno de los coach seniors con más prestigio a nivel europeo y mundial. En su obra “Effective Coaching: Lessons from the Coach’s Coach”, quien expresa que el Coaching es el arte de facilitar el rendimiento, el aprendizaje y el desarrollo de otra persona. Downey hace uso del término arte, como sinónimo de un proceso único e irrepetible, el cual más allá de seguir una metodología, cada coach hace una aportación propia y se adapta a las circunstancias del cliente. Por lo que respecta al rendimiento, al aprendizaje y al desarrollo, los tres elementos se presentan conjuntamente ya que están estrechamente vinculados. Cuando una persona trabaja cualquiera de estos puntos, de alguna manera afecta a los otros elementos. Cuando uno rinde más puede deberse a que ha habido un aprendizaje y si hay un aprendizaje, hay un desarrollo de la persona.

El Coaching es una metodología que facilita que se de cualquiera de los tres factores. En la mayoría de los procesos de Coaching se producen cambios en estos tres pilares, ya que el coachee ha sido capaz de mejorar su rendimiento o su actuación, el coachee ha logrado incorporar nuevos aprendizajes, sean del tipo que sean, y el coachee se ha desarrollado en el ámbito o campo que deseaba, o incluso en diversas esferas o en todo su conjunto como persona.

También, Mireia Cabero, psicóloga, coach político y docente universitaria, conceptualiza el Coaching en su obra “El coaching emocional” como un proceso de trabajo personal y de auto liderazgo en el cual la persona, el coachee, hace acompañada de un especialista, el coach, con el propósito de lograr los objetivos que se plantea. En esta definición la autora pone énfasis en el concepto de trabajo personal, ya que contempla la idea de un proceso donde no sólo se trabaja para lograr objetivos, sino que hay también una transformación de la persona, permitiendo que esta se desarrolle y que crezca tanto a nivel personal como profesional.

Además, es importante destacar el concepto de auto liderazgo ya que es una habilidad esencial en los procesos de Coaching, donde el cliente ha de ser capaz de hacerse responsable de sus decisiones y de sus acciones. Es fundamental que el cliente pueda llegar a aprender a guiarse a si mismo, ya que el coach sólo lo acompaña temporalmente, y el cliente ha de ser autosuficiente y sentirse empoderado y responsable de su vida.

Y añade Beatriz Valderrama, Doctora en Psicología Organizacional y RRHH y Coach Profesional Senior, define el Coaching en su obra “Fundamentos Psicológicos del Coaching”, como un proceso que tiene como objetivo ayudar al cliente a transformar su ser para conseguir sus metas. La autora contempla un enfoque integrado del Coaching, el cual tiene que incluir el acompañamiento del coach a su cliente desde donde está ahora, hacia el futuro que desea (su visión), dándole soporte a su desarrollo (transformación de su forma de pensar, sentir y actuar) con la finalidad de obtener resultados óptimos para la persona y los sistemas en los que se integra (grupos, organizaciones, comunidad). Para conseguir los resultados deseados, necesitamos emprender las acciones dirigidas a producirlos.

En definitiva, el Coaching es un proceso y una relación, una metodología y un arte a la vez, la finalidad de la cual es ayudar al cliente a transformar su ser para conseguir sus metas. En la transformación personal está la base para poder alcanzar los objetivos. Porque siempre podemos llegar a ser más de lo que somos ahora en el presente. Y siempre podemos lograr más de lo que estamos logrando en la actualidad.

Espero que con la metáfora inicial y con estas definiciones puedas empezar a hacerte una primera idea sobre qué es el Coaching, y si te has animado puedas consultar a un coach acreditado/a.

Ana Farré y Dr. Oriol Lugo
Psicólogos
Co-directores de Owl Institute. Institut Psicològic

Cómo mantener una buena salud mental en pleno confinamiento

Estos días están siendo diferentes para todos. Seguro que muchas y muchos os habréis encontrado con emociones, sensaciones y pensamientos que no suelen aparecer en un día habitual. Y es que, ¿cuántas veces habéis estados confinados en casa? Probablemente ninguna, por lo que no podemos echar la vista atrás para saber cómo actuar ante esta situación. No tenemos experiencias pasadas similares a las que recurrir para que nos ayuden a gestionar todo lo que nos está pasando.

Por ello, hay que aprender. Aprender a salir adelante de esta situación de la forma más saludable posible. Ahí van unos tips básicos que podrán ayudarte:

  1. Identifica los pensamientos intrusivos y cuestiónalos. Si de algo tenemos tiempo es de pensar. Y con la cantidad de información negativa que recibimos a diario, la mayoría de estos pensamientos son distorsionados y no ayudan. Cuestiona todo lo que aparezca que te provoque excesivo malestar y cambia esos pensamientos por otros menos catastrofistas. Sé objetivo.
  2. Acepta y normaliza tus emociones. La preocupación o el miedo son completamente normales. Quizá te atormentan porque no estás familiarizados con ellos, pero en situaciones como estas lo más normal es que estén muy presentes. No intentes rechazarlos, esto provocará que ganen intensidad. ¿Cuál es el problema de que aparezcan si tienen razón de ser?
  3. Genera una actitud positiva. Contacta con tu entorno a menudo y hablad de otros temas. Lo ideal es que estés comunicado con tus familiares y amigos, pero ¿para hablar de la COVID-19? No hace falta. Seguir en este círculo vicioso de conversaciones sobre lo mismo solo hará que te preocupes en exceso. Hablad con normalidad, reid, jugad, pasad un buen rato de desconexión. 
  4. Evita la sobreinformación. Dedica únicamente un momento del día a prestar atención a las noticias. No confíes en la información que no proviene de fuentes oficiales. 

Recuerda que siempre que haya algo que no puedas gestionar por ti misma o por ti mismo, es más que recomendable que pidas ayuda a un profesional de la psicología. Estamos para ayudarte.

Débora Carrasco
Psicóloga
Colaboradora en Owl Institute. Institut Psicològic

¿Qué será del curso escolar de mis hijos?

El curso escolar sigue adelante aunque las circunstancias hayan cambiado. La vida es cambio y, quien no se adapte, lo tendrá cada vez más complicado. El escritor Alvin Toffler decía: “Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos/as que no sepan leer y escribir, sino aquellos/as que no sepan aprender, desaprender y re aprender“.

Está claro que en la situación actual tendremos que repetir, en muchas ocasiones, la fórmula anterior. Tendremos que aprender que las cosas han cambiado. Tendremos que desaprender muchas de las maneras clásicas de enseñar y educar. Y tendremos que re aprender otras formas de guiar a nuestros hijos e hijas.

Uno de los elementos clave es tener presente que la educación en casa está volviendo a tener un gran peso. Las familias están recuperando algo muy importante; el tiempo para compartir y para poder implicarse más en la crianza de sus hijos. Enseñar y educar no tiene por qué ser de 9h a 12: 30h, o de 15h a 16: 30h… Puede ser durante las comidas, cuando la familia charla en la mesa, durante la tarde cuando se hacen las tareas conjuntamente o durante las noches justo antes de decirnos buena noche. Puede ser en todo momento.

También el papel de las tecnologías cada vez tendrá más peso. Estamos viendo que todo está en Internet, pero que la figura del maestro es más importante que nunca. El conocimiento no equivale a aprendizaje, es el profesor/a quién ayuda a catalizar este proceso. Un/a profesional de la educación es el/la guía para poder acompañar a tus hijos/as en la aventura de aprender y formarse.

Los tiempos han cambiado y el re aprendizaje que tendremos que hacer es el siguiente: aprender es divertido y útil a lo largo de toda la vida. Así que, ¿para qué limitarlo de septiembre a junio? Esta crisis nos está brindando la oportunidad de plantear una educación 365 días al año. Obviamente, deberán encontrar las medidas y las formas para adaptar el sistema, pero si contemplamos el aprendizaje como un proceso continuo no tendremos que sufrir por los periodos.

Entonces, respondiendo a la pregunta del título: lo importante no es qué pasará con el curso escolar de tus hijos/as, sino qué habrá aprendido, desaprendido y re aprendido de esta situación. El curso escolar seguro que se recupera, pero las ideas y los cambios que ahora no hagas no estamos tan seguros de que los puedas hacer en un futuro.

Ahora es el momento de:

  • Valorar más que nunca la tarea de los docentes y manifestarse lis.
  • Adaptarse a nuevas formas de aprender y formarse.
  • Re conectar con la auténtica importancia de la enseñanza y de la educación.
  • Plantear una forma de aprender 365 días al año y en todos los entornos posibles.
  • Asumir de nuevo la auténtica responsabilidad que tenemos con nuestros hijos / as.
  • Cambiar el sistema educativo para mejorarlo y transformarlo a mejor.

Ahora es el momento para preguntarnos cuál es el curso escolar que queremos brindar a nuestros hijos/as para que tengan un mejor futuro. Ahora es el momento para crecer.

Ana Farré y Dr. Oriol Lugo
Psicólogos
Co-directores de Owl Institute. Institut Psicològic

Una vez pase todo… ¿y si es ahora?

Todo el que estamos viviendo, un día pasará. Será más tarde o más bien… Pero pasará.

Y la pregunta importante a hacernos a nivel individual y grupal será:

¿Qué hemos aprendido de todo?

Un viejo aforismo dice que quien no aprende de su historia está condenado a repetir los mismos errores. Y nosotros somos de los que no aprendemos. Como especie tropezamos dos, tres y dieciocho veces con la misma piedra. Pero esta vez deseamos que sea diferente.

En primer lugar tenemos que tener muy presente que el que nos hace humanos son nuestras emociones de solidaridad, altruismo y amor. Está claro que esta crisis está sacando el peor de muchas personas (alimentado básicamente por el miedo), pero también el mejor. Esto es el que nos da fe y esperanza en que el mundo mejorará, aunque nos cueste.

Un segundo punto seria que la educación y la sanidad son pilares claves. Sin ambos no podremos avanzar. Necesitamos que las futuras generaciones aprendan y entiendan que el que hemos vivido nos tiene que servir. Y que la gente mayor o con dolencias son también un espejo de cómo tratamos al resto de la población.

Un tercer elemento se tener bien claro que el planeta no nos necesita. Somos nosotros quien lo necesitamos. Hemos visto durante la crisis bajar los niveles de contaminación drásticamente y como muchas especies naturales han recuperado sus hábitats. Esto es un ejemplo de que nosotros somos responsables de cuidar y respetar nuestro entorno.

Un cuarto punto tiene que ver con la forma de vivir. Vivimos acelerados, sin tiempo para pensar ni disfrutar del presente. Somos capaces y capaces de frenarnos y de respirar. Este punto se importando de mantenerlo presente para cambiar muchos hábitos cuando todo pase.

El quinto tiene que ver con el trabajo. Después de la pandemia vendrá una fuerte crisis económica. Como toda crisis será una oportunidad para replantearse muchos aspectos. Qué es realmente el que quiero hacer en mi vida? ¿Cómo quiero ayudar a los otros? ¿Cuál es el auténtico valor que quiero aportar a la sociedad? Y también pensar sobre las maneras de trabajar, como el teletrabajo, que sí hemos visto que son posibles.

El sexto tiene que ver con las instituciones. Al final hemos podido comprobar que las personas son las que ayudan a las personas. A veces, la burocracia y el entramado de los grandes organismos perjudican más, que no ayudan a los usuarios/ usuarias. Tenemos que tener presente que son los profesionales los que realmente producen los cambios y salvan vidas (sean del ámbito y del rango que sean).

El séptimo y último punto hace referencia a preguntarnos qué mundo queremos tener. Es una pregunta que nos lleva a pensar en grande, pero que obviamente nos motiva a actuar en pequeño. Si no sabemos ni dedicamos un mínimo de tiempo y energía a pensar en cómo queremos que sea nuestro futuro, es evidente que por inercia seguiremos muchos de los antiguos patrones.

De todos y todas depende que esta situación sea una forma de crecer y reinventarnos en todos los aspectos. Nos estamos metiendo en la cabeza  que cuando pase todo tenemos que cambiar… Pero, ¿y si es ahora el momento que se nos está ofreciendo para hacer esta cambios?

Dr. Oriol Lugo Real
Psicólogo y Coach
Co-director de Owl Institute. Institut Psicològic
Experto en Terapias Neurocientíficas

Convivencia en casa: pautas para padres e hijos

Familias, sabemos que están siendo unos días más complicados con peques en casa. Seguramente los primeros días, muchos niños estarán contentos de no tener que ir al cole, pero esto de quedarse en casa va a resultar, por momentos, más complicado. Queremos daros algunos consejos básicos para vosotros como cuidadores y para ellos. 

Como madres y padres, cuidadores/as…

1. Primero, ¿cómo os encontráis vosotros?. los niños/as son sensibles a las percepciones externas, sin necesidad de palabras. Si vosotros estáis inquietos lo notarán y pueden contagiarse. Tenedlo en cuenta a la hora de hablarse y reñirles por algo.

2. No mentirles pero tampoco ser fatalistas. Explicarle la situación según el grado que pueda entender. A los más pequeños no confundirles con informaciones imprecisas ni dejar que vean telediarios/noticias que no puedan entender. Escuchar información del exterior 2 veces al día, por la mañana y por la noche.

3. Explicarles que todos estamos en la misma situación y son unos momentos para estar en familia y jugar, reir mucho y pasarlo bien en casa. Ser empáticos y tomar mucha paciencia con ellos. Si a vosotros os cuenta entender qué pasa a ellos aún más. Vosotros sois sus referentes, debéis darles recursos sanos.

4. Dejad claro que esta es una situación temporal, donde hay que extremar precauciones pero que pueden contar con vosotros para lo que sea. Ellos necesitan unos referentes que les aporten seguridad. 

5. Necesitan expresar sus emociones, sin ser juzgados. Esto es algo a tener en cuenta siempre, aunque estos días todo es más evidente. Seguramente, ellos puedan sentir emociones muy parecidas a las vuestras. Está bien que os enfadéis juntos por no poder salir a la calle, por ejemplo, pero el adulto puede dar el recurso al niño sobre qué hacer con tanto tiempo (cuando se le pase, la rabieta o el malestar).

6. Seguid con los hábitos habituales parecidos de: alimentación, sueño e higiene (sin obsesionarnos por la limpieza física y de espacios). Estos días los hábitos con cruciales para mantener el equilibrio físico y mental.

  • Intentad dar a vuestros hijos el menor azúcar posible, ya que muchos sabéis que eso les altera.
  • Respetad las horas de acostarse y levantarse de todos dentro de unos márgenes.
  • Procurad unos menús equilibrados, pero no pasa nada por haceros unas palomitas en familia
  • ¡Pijama fuera! recomendamos que el pijama sea solo para dormir. El resto del día pueden llevar ropa cómoda
  • Enseñar a los niños a lavarse bien las manos

7. Dejad el móvil a un lado, vuestros hijos e hijas os necesitan más que nunca. 

Para vuestros hijos…

1. Primero hablad. Aseguraros que os entienden y compartid inquietudes en familia. Al pasar tantos días juntos surgirán discusiones y emociones encontradas. Habladlo cuando suceda, no hagáis ver que no pasa nada para que no se haga una montaña. Lo mismo entre parejas. 

2. Jugad mucho pero sin estresaros más de la cuenta. Todos los recursos de juego que nos plantean en internet están muy bien, pero hay que tener claro que…

  • Las actividades deben dosificarse y adaptarse a las necesidades y ritmo del niño
  • Alternar actividades de poco movimiento con otras de más. No se trata de hacer una carrera de quién hace  más juegos, retos o cosas. Todos necesitamos frenar
  • Jugar con el cuerpo. proponer el movimiento corporal en casa, con o sin música, bailando, jugando donde todo         el cuerpo esté implicado. Hacerlo juntos os ayudará a sacar el malestar de otra manera. 

3. DEJAD QUE SE ABURRAN. Si, lo habéis leído bien. Es importante dejar que los niños no sepan qué hacer, que se aburran. Eso hace activar su mente y su creatividad a cosas y aprendizajes nuevos. La curiosidad les hace crecer porque se plantean y preguntan cosas que no pasan habitualmente. 

4. Haceros una lista de cosas por hacer conjuntas e individualmente.

5. Pasar momentos juntos y separados. No es necesario estar todo el día enganchados.Os vendrán bien momentos a solas. 

6. Videollamadas con seres queridos. Que puedan hablar y ver a la familia, que vean que están bien y en casa.

Algunos recursos de juego:

-Jugar a médicos/enfermeros. Montar un hospital de campaña entre vosotros o con juguetes. Van a surgirles miedos como: miedo al contagio, infección, al dolor e incluso a la muerte.
Algunos de esos animales o persones quizá mueren en el hospital ficticio. No os alarméis, es normal y bueno que expresen ese miedo. Podéis fingir haber muerto y resucitar por una poción mágica o vacuna. Lo pasaréis genial y además sacaréis entre todos vuestros miedos más profundos. También estaría la variante de superheroes que salvan el mundo.

-Manualidades, juegos de pensar, bailar, cantar, cuentos, marionetas

-Podéis pactar por unos días jugar a pelota o correr por casa en espacios delimitados.

-Escondite, pilla-pilla, esconder y encontrar tesoros

-Cocinar, que ayuden en alguna tarea de casa

-Ordenar y/o redecorar su habitación o algún espacio de la casa que hace tiempo que tenéis pendiente. 

Júlia Beltrán
Psicóloga Col.21250
Experta en Terapias Neurocientíficas
Colaboradora en Owl Institute. Institut Psicològic

El poder de los cuentos

Todos y todas hemos crecido con los cuentos de siempre: la Caperucita Roja, Pinocho, o los Tres Cerditos …

Estos cuentos están aún presentes en nuestro inconsciente. Y ahora como adultos, muchas de las decisiones que tomamos, están influenciadas por estos relatos y por sus moralejas.

Y antes de que dudes de las afirmaciones anteriores, piensa sino porque hay tanta gente que sigue buscando el príncipe azul, o la olla llena de oro escondida detrás de una propuesta comercial o las fórmulas mágicas para resolver todo tipo de problemáticas.

Es inevitable que actuemos con estos patrones, ya que forman parte del conocimiento popular. Lo importante es ganar conciencia para poder ir más allá de los mecanismos internos que se nos pueden activar.

La gran mayoría de cuentos que nos contaban de pequeños/as tenían 1 propósito: educarnos sobre los diferentes valores. Muchas de estas historias eran más advertencias sobre los peligros del mundo externo que relatos para entretener. Pero también nos hablaban sobre el esfuerzo, sobre el amor, sobre la valentía, la generosidad …

Si nos formulamos las preguntes adecuadas, podremos sacar el máximo provecho a nuestras vidas. Por ejemplo, el cuento de la Sirenita nos enseña sobre si debemos renunciar a nuestra esencia por amor. Esta pregunta nos hace reflexionar sobre comportamientos que pueden ser tóxicos y que nos pueden indicar que padecemos o no de dependencia emocional.

Cuando cogemos el cuento de la Bella y la Bestia, podemos aprender sobre los juicios que hacemos sobre los demás. Y si nos fijamos en el cuento de los músicos de Bremen, Podemos extraer la idea de que la unión hace la fuerza. Si pedimos ayuda y hacemos piña seguro que saldremos ganando.

También a través de los cuentos y las leyendas locales podemos aprender grandes lecciones. Por ejemplo, a través del relato de Sant Jordi y el dragón, podemos conectar con la valentía para poder vencer todo tipo de “monstruos”, entendidos como obstáculos o problemas en nuestro día a día. O sino también, con el relato de Pulgarcito, como el ingenio y el disponer de “ciertas desventajas” pueden convertirse en grandes ventajas si las sabemos aprovechar.

Es a través de las preguntas poderosas que podemos realizar grandes cambios. Si somos capaces de reflexionar, descubriremos que muchas veces actuamos por patrones o formas más profundas. Y antes de dejarnos arrastrar por la inercia, podemos darle la vuelta y escoger otras opciones y otros caminos.

Porque en el fondo nosotros/as somos los narradores / as de nuestras vidas. Y nos contamos historias sobre lo que nos pasa. A veces nuestros relatos contienen momentos de tensión, momentos de amor, momentos de valentía y superación … pero siempre hay opción de escoger como podemos vivir cada experiencia.

Es por ello, que podemos encontrar en las historias de siempre, ejemplos de protagonistas que finalmente lograron lo que se proponían. Y así copiar los buenos modelos, dejando atrás las historias que quizás no nos aportan tano. O como mínimo, haciendo una reflexión crítica y quedándonos con la parte positiva de éstas.

Si tienes ganas de seguir Creciente, seguro que te gusta el libro “Coaching & Cuentos”, donde encontrarás 100 cuentos populares con las preguntes adecuadas para poder darle la vuelta a tu vida.

Este libro lo puedes encontrar online a través de la plataforma Amazon. Espero que lo disfrutes:https://www.amazon.es/gp/product/B0854H42JN?pf_rd_r=Q2AYNKXSWWMGTAC94WD3&pf_rd_p=e48f7f19-71f4-47f4-b7e5-f06da77f1dac

¿Cómo gestionar las emociones durante el confinamiento?

Después de la recomendación de las autoridades de permanecer confinados en casa durante un periodo de dos semanas, son muchos/as los/las que se preguntan cómo poder hacer una correcta gestión emocional.

A continuación, vamos a facilitar algunas pautas para que podamos sentirnos más bien en estos momentos:

1.- Hacer una dieta hipo informativa. Está bien estar informados en estos momentos, pero la sobre información y el exceso de fuentes donde se reiteran elementos que pueden generarnos temor sólo agrava nuestro nerviosismo. Es recomendable que podamos reducir el tiempo que pasamos viendo informativos o navegando por Internet en las páginas de noticias.

2.- Establecer un horario de actividades para poder disfrutar y practicar hobbies. Un horario nos ayudara a poder gestionar el tiempo y así mantenernos ocupados/as.

3.- Mantener relaciones con personas que nos aporten, aunque sea a la distancia. La facilidad de las nuevas tecnologías nos permite poder mantener videollamadas con familiares y amigos/as. Es importante reforzar el contacto con las personas que nos puedan ayudar a sentirnos más tranquilos/as.

4.- Practicar deporte. El hecho de mover el cuerpo, aunque sea dentro de casa es una muy buena manera de liberar tensiones y de sentirnos más bien con nosotros/as mismos/as. En YouTube hay un gran número de tutoriales.

5.- Utilizar la música como una manera de cambiar nuestros estados emocionales. Poder generar “playlists” para distintos momentos del día puede ser una fuente que nos anime y nos ayude a mejorar nuestro humor.

6.- Tiempo para ti. Aunque la sensación de estar “encerrados” puede vivirse mal. También podemos replantearnos este periodo de tiempo como una oportunidad de conectar con tus hobbies o pasiones más olvidadas: leer, meditar, hacer maquetas, bricolaje en casa, jardinería…

7.- Mantén un diario emocional. Una forma de soltar las emociones es poniéndolas por escrito. Si nos sentimos agobiados/as podemos plasmarlo en el papel y así podemos liberarnos un poco.

8.- Practicar ejercicios de relajación o de visualización. Si nos sentimos estresados/as podemos probar varios tipos de respiraciones. Al desviar la mente hacia la respiración puede sernos útil para calmar nuestras tensiones. También la visualización es un ejercicio muy potente para sentirnos mejor.

En definitiva, podemos gestionar nuestras emociones si cambiamos el foco de atención. Si nos centramos en todo aquello positivo que podemos obtener de esta situación en lugar de estar centrados en lo que hemos perdido o en lo que nos causa miedo.

Desde Owl Institute. Institut Psicològic os mandamos nuestros mejores deseos y que este periodo sea una oportunidad para crecer.

Dr. Oriol Lugo y Ana Farré
Psicólogos y co-directores de Owl Institute. Institut Psicològic
Expertos en Terapias Neurocientíficas

Ventajas del Refuerzo Escolar

En muchas ocasiones, nuestros hijos e hijas plantean dificultades en algunas materias escolares y esto genera, tanto en ellos como en su entorno, situaciones de estrés, angustia y preocupación; que es importante mitigar. A veces se pide ayuda a un profesional cuando se empiezan a ver algunas de estas dificultades; y en otras, cuando nos invaden los momentos de desazón.

Por este motivo, queremos exponerte las ventajas que tiene, en tus hijos, recurrir a un profesional cuando empiezan a surgir algunas dificultades en su aprendizaje.

  • No eternizar los deberes: los niños y niñas pasan mucho tiempo haciendo los deberes ya que se les hace pesado ponerse a ello y pierden bastante tiempo con otras distracciones. Esto les impide tener tiempo para extraescolares, jugar y descansar. Un refuerzo escolar les permite focalizarse, en las tareas, durante un tiempo limitado.
  • Reforzar los contenidos del colegio: adelantarse a los contenidos que se tratarán en clase es una buena práctica para que nuestros hijos vayan con más seguridad. Sin embargo, lo principal es asentar la base de los contenidos para poder dar este paso. Si vemos la ocasión de darlo será beneficioso para el alumno ya que le aportará tranquilidad.
  • Estrategias para preparar los exámenes: ante todo es necesario que el alumno adquiera buenos hábitos de estudio como aprovechar el tiempo y saber organizar su material escolar. Con su profesor de refuerzo escolar, aprenderá técnicas de estudio y técnicas de memorización que le serán de gran utilidad para poder afrontar los exámenes.
  • Mejorar su autoestima: el hecho de tener un refuerzo escolar permite al niño poder trabajar a su ritmo, adaptarnos a sus dificultades y que no se sienta presionado. Crear un clima de confianza y seguridad le ayudará a mejorar su autoestima. También se sentirá cómodo a la hora de pedir ayuda y querer reforzar aquellos contenidos que no tenga claros; dejando de lado la timidez que en ocasiones les invade con el gran grupo.

En definitiva, las clases de refuerzo escolar sirven al alumno para trabajar, repasar y reforzar a diario los contenidos aprendidos en clase. Y así, cuando llega el momento del examen, ya ha hecho mucho trabajo de estudio y solo queda hacer un pequeño repaso.

El Día de la Mujer y las emociones

El día de la mujer, tendría que ser cada día. Es el gran problema que tenemos actualmente: que necesitamos días específicos para reivindicar un hecho que está presente cada día del año.

Y, ¿cuál es la solución de la problemática con la cual viven y desgraciadamente conviven millones de mujeres y hombres de este planeta?

La respuesta se encuentra en la educación y, muy concretamente, en un tipo de educación que tiene que ver con las emociones.

Muchos de los problemas con el machismo los encontramos por unas influencias socioculturales donde hay una falta de respeto, una falta de empatía, una falta de conciencia, una falta de autoestima…

Un niño o una niña que crece con unas bases sanas de educación emocional, se convertirá en uno adulto capaz de vivir en equilibrio y en armonía consigo mismo y con su entorno.

Es por esta razón que es necesario que, si realmente queremos hacer un cambio social y cultural, trabajemos con la Inteligencia Emocional.
Si ayudamos a nuestros hijos a poder reconocer sus emociones, a poder expresarlas, a reforzar su autoestima, a estimular su empatía, a gestionar su frustración, a buscar sus fuentes de auto motivación… Se convertirán en seres mucho más satisfechos con sus vidas.

Cuando nos encontramos, por ejemplo, con casos de violencia, sea del tipo que sea, en una gran mayoría de casos hay un trasfondo de falta de aprendizaje y de gestión emocional.

El cambio lo tenemos que plantear desde muy pequeños. Todo el mundo es responsables de educar a las futuras generaciones. Nunca es tarde para cambiar. No hay excusa al decir que siempre ha sido de “x” o “y” manera.
Todos podemos ser ejemplo de cambio para los otros y también podemos ser ejemplo para nosotros mismos.

Es por esta razón que este escrito tiene el propósito de despertarte a la hora de considerar que, cuanto más aprendas sobre tus emociones y las emociones de los otros, mejor te sentirás y también más contribuirás con tu entorno.

Mientras sigan sucediendo injusticias y situaciones en las que no se respeta a una mitad de la población, no podemos quedarnos con los brazos cruzados.

Por este motivo, me reitero diciendo que el día de la mujer tendría que ser cada día. Porque cada día tendríamos que cultivar nuestras emociones. Cada día tendríamos que reforzar nuestra autoestima, la empatía hacia los otros y una mirada amorosa hacia la gente de nuestro alrededor.
Solo conectándonos con aquello que nos hace humanos podremos cambiar las cosas.

Dr. Oriol Lugo Real
Psicólogo y Coach
Experto en Terapias Neurocientíficas
Co-director de OWL INSTITUTE. Institut Psicològic

¿Por qué eres seguidor/a de tu equipo deportivo?

¿Alguna vez te has preguntado por qué eres del equipo que sigues? ¿Por qué eres vegetariano/a? ¿O por qué apoyas a una causa y no a otra?

La respuesta se encuentra en las creencias. Es muy curioso que la gran mayoría de las personas no se para a pensar en estas cuestiones, pero es cierto que todos / as tenemos un condicionamiento. Es decir, las experiencias vividas han configurado nuestro conjunto de creencias. Y esto empieza ya cuando somos pequeños.

En el caso de los deportes, muchas veces hay familias que compran camisetas al niño / a de su equipo favorito. Y el resultado consecuente es que aquel niño acaba haciéndose seguidor de aquel equipo. Es raro que se pare a pensar sobre si realmente es el equipo que más le gusta o no.

En cuanto al segundo ejemplo, sobre la elección de comida o no carne, hay gente que me podría responder que ellos / as son vegetarianos o veganos / as a pesar de tener familiares que comen carne. Sí, pero aquí está presente también el efecto péndulo. Es decir, podemos adoptar las mismas creencias que las de nuestros cuidadores / as o, podemos optar por integrar un sistema de creencias totalmente opuesto. Este proceso es algo habitual en la etapa de la adolescencia donde los jóvenes buscan una diferenciación con sus progenitores. Si mis padres son de barbacoas, pues yo para marcar una diferenciación, rechazo por completo la carne.

Y en el caso de apoyar una causa y no a otra, también es dios en nuestras creencias. Lo que hemos vivido o lo que hemos experimentado acaba influyendo en nuestra forma de pensar. Si tú has estado viviendo injusticias o situaciones conflictivas, es muy probable que puedas simpatizar más con una causa que tenga referencia con lo que has vivido. Y, por el contrario, otras causas ajenas a tus vivencias, quizás no despertar el mismo interés o grado de implicación.

Más allá de estos tres ejemplos, el importante es poder hacer de vez en cuando el acto reflexivo de cuestionarse lo que creemos. Está claro que no es un ejercicio fácil, pero sí es un trabajo necesario si queremos enriquecer y transformar nuestras vidas. De lo contrario, seguiremos en un automatismo continúo que quizás no nos aporta muchos beneficios.

El hecho de encontrar las creencias que guían nuestras vidas puede ser un potente ejercicio para incorporar nuevas creencias. Nuevas formas de pensar que ensanchen nuestros horizontes o que nos permitan obtener nuevas oportunidades.

Para poder encontrar las creencias personales sobre cualquier tema, podemos empezar con la frase “Yo creo sobre x …“. Por ejemplo: “yo creo que el Barça es …”, “yo creo que el Real Madrid es …”, “yo pienso que la Peña de baloncesto es …”, “yo pienso que ser vegetariano / a es …. “,” yo opino que comer carne es “…,” yo opino que las personas que defienden los animales son … “,” yo considero que las personas que defienden el clima son … “.

De esta manera podemos anotar todo lo que nos venga a la mente. Es importante no limitarse y escribir con sinceridad todo lo que nos aparezca. Todo seguido, podemos observar que muchos de nuestros pensamientos han sido condicionados por otras personas, por situaciones específicas o por momentos o etapas de nuestra vida, que tal vez, ahora como adultos han cambiado.

Sean las creencias que sean, lo que es realmente relevante es preguntarte si estas creencias te son o no útiles. Porque tú puedes transformar y cambiar tu manera de pensar. Por ello, será esencial hacer un acto de separación entre quienes somos y que creemos que somos. Tú puedes creer que eres una persona rígida o mentalmente más conservadora, pero esto también es una creencia.

Así que recuerda que también puedes cambiar este elemento. Te animo que puedas cuestionarte tus creencias y porque no, adoptar nuevas formas de pensar y de vivir.

¡Contacta con nosotros sin compromiso!

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google