Este año, ha sido especialmente complicado. Estamos viviendo una pandemia que nos ha afectado a nivel profesional, personal y económico. Hemos tenido que aprender otras formas de trabajar, otras maneras de relacionarnos con nuestros seres queridos y otras maneras de entretenernos al tener mucho más tiempo libre.

Los niños, dejaron de ir al colegio y dejaron de poder salir a jugar, de poder relacionarse con sus iguales. A muchos les costó entender lo que estaba pasando. De un día para otro, dejaron de tener contacto con sus abuelos.

Muchos de nosotros hemos experimentado sentimientos de tristeza, de incertidumbre, de angustia que nos han generado mucha dificultad para encontrar momentos o cosas positivas durante todo este tiempo. Además, a menudo nos es mucho más sencillo fijarnos en las cosas negativas, ya que tienen más peso en nuestro estado emocional.

Es por ello, que se hace especialmente necesario, valorar todas aquellas cosas buenas que nos pasan a diario y que debido a las circunstancias tan negativas que vivimos pasan desapercibidas.

El tarro de las cosas buenas

Os presento una idea que nos puede ayudar a ser más conscientes de todas aquellas cosas ositivas que nos ocurren. Os animo a realizarlo con vuestra familia.

La actividad consiste en coger un tarro (que no sea muy pequeño) y decorarlo como os guste. Aconsejo que sea trasparente así podéis ir comprobando como se llena. Si lo hacéis en familia, podéis ponerle vuestro nombre para saber cuál es de cada uno.

Se trata de ir anotando en diferentes papeles cosas buenas que pasen cada día, no hace falta que sean grandes cosas, los pequeños detalles también cuentan. De esta forma, fijaremos más nuestra mirada en lo positivo. También trabajaremos nuestra capacidad reflexiva y aumentaremos nuestra autoestima al darnos cuenta de todo aquello que hacemos bien y que a veces pasamos por alto.

¡Atención! No vale abrir el tarro hasta que haya finalizado el año. Cuando nos encontremos en los últimos días del año, lo abriremos y leeremos todas aquellas cosas que han formado parte de nuestro día a día y tendremos una mirada más positiva del conjunto de los días que forman el año.

Alba Lavandero
Psicóloga General Sanitaria
Colaboradora en OWL INSTITUTE. Institut Psicològic