Esta obra del buen amigo, el psicólogo Lauren Sangall, es un auténtico reto para todos los/as inconformistas que quieren ir más allá.

En esta obra publicada por la editorial “La Plana”, el autor hace una continuación de su primer libro “No es tan fiero el león como lo pintan”.

¿Qué puede encontrar el/la lector/a?

En primer lugar, encontrará un libro que le va a desafiar. Sí, has leído bien. Es un libro donde su autor, con un toque juguetón va a hacerte dudar, cuestionarte y reflexionar sobre muchos aspectos de la vida. Pero siempre con el buen propósito de ayudarte a crecer y a desarrollarte como ser humano.

Lauren practica la Psicología Transpersonal, que es aquella Psicología que va más allá de lo que entendemos como estándar. No se queda con los convencionalismos, sino que cruza todas las fronteras para poder descubrir nuevos territorios. Y en el libro la voz del autor se mantiene de forma constante gracias a sus anécdotas vitales, historias sobre etapas de su infancia y adolescencia y referencias culturales que seguro que habrás podido también vivir.

Algunas reflexiones y aprendizajes que he hecho sobre esta obra son las siguientes:

Puedes ayudar a los demás, pero no llevar su carga. El nombre del título hace referencia a esa figura mitológica, al titán Atlas quién sostiene el mundo o el cielo según distintas tradiciones. Nosotros/as somos un poco así. A veces tomamos el rol de ser los salvadores de los demás. Pero al final nos damos cuenta que no podemos sostener las cargas de los demás. Es más, si lo hacemos podemos caer en dinámicas poco saludables.

También el autor nos anima a no resignarnos en la vida y a mantener un espíritu activo. Mantener los sueños no es fácil pero también es una manera de poder seguir bien vivos.

Me ha gustado el término alemán de “Weltanshauung”: más allá de este término extraño (proviene del alemán), quiere decir la “creencia sobre tu realidad”. Es decir, como percibes el mundo o lo que te envuelve configura tu Wektanshauung. Y todos/as tenemos una distinta. Por eso muchas veces discutimos tanto con los demás, porque nuestros puntos de vista sobre la realidad no acaban de encontrarse.

Lauren destaca que las personas somos espejos. Esto quiere decir que todos acabamos viendo reflejos de nosotros/as mismos/as en los demás. A través de las conductas de los otros podemos ver elementos que son propios de nuestro ser. Y a veces, podemos llegar a cometer errores tan graves al relacionarnos como los que comete Homer Simpson con su pobre vecinillo Ned Flanders, quien acaba pagando la mala leche que lleva Homer encima.

Algo que es totalmente sorprendente y que sigue fascinándome es el de las “sincronicidades”. Me ha encantado que expusiera el autor la mítica anécdota de Jung y el escarabajo dorado. Qué es lo mismo que ocurre, como cuando estamos pensando en “algo” y de repente “esto” aparece en nuestras vidas: ya sea una llamada de un amigo/a, un email que hacía tiempo que esperábamos o algo tan sorprendente como pensar en un escarabajo dorado y que este golpe tu ventana.

He encontrado genial la metáfora de las cerillas: cuando estamos enfadados somos como un polvorín o una caja de petardos. La cerilla que lo enciende sólo funciona porque ya llevábamos mucha carga acumulada. ¿Cuántas veces saltamos no por lo que nos dicen o por lo que nos ocurre sino por lo que ya llevamos en nuestras espaldas?

También he disfrutado mucho con el significado de la palabra respeto: del verbo latín spectare, que quiere decir mirar. Entonces, respetar sería como volver a mirar. Es la manera que tenemos de poder realmente apreciar a los demás, de conectar con ellos y ver más allá de lo que están diciéndonos. Es una manera sincera y genuina de establecer un puente con la otra persona.

Y finalmente, me quedo con la idea de los arquetipos. Lauren te genera unas grandes expectativas con los arquetipos. Hasta que llega a las últimas páginas… Obviamente no voy a desvelar el último capítulo. Simplemente, al igual que decíamos sobre el titán Atlas, todos tenemos guiones de vida. Y hay uno que nos anima y que nos hace sentir que la vida vale la pena. ¿Cuál es? Tendrás que descubrirlo.

Un libro totalmente recomendable. Así que pregúntate: ¿estás llevando el mundo a cuestas?

Si lees el libro descubrirás la respuesta y el significado que has estado buscando.