¿Cómo encontrar el equilibrio?

Año tras año, nos encontramos en consulta con parejas que, durante los periodos vacacionales, sobre todo en verano, se plantean abordar los problemas acumulados durante el año; otros hablan de separarse o darle otro sentido a sus relaciones.

Las tan ansiadas vacaciones se convierten para unos en momentos de descanso, viaje y reencuentro; para otros supone chocar más y discutir e incluso llegar a replantearse la relación.

El hecho de frenar el ritmo de vida hace aflorar conflictos que quizá llevamos arrastrando meses o años.

Algunos de los factores más influyentes son:

– Más tiempo juntos

– Discusiones arrastradas

– Emociones desbordadas

– Necesidad de tiempo a solas

– Conflictos familiares

– Altas o irreales expectativas

– Muchos compromisos por cumplir

– Discrepancias con los hijos

Es habitual que las parejas acudan a terapia cuando se ven tan desbordadas que la relación está muy fracturada. La voluntad de ambos por encontrar soluciones y el compromiso con el seguimiento de la terapia son indispensables para encontrar las mejores soluciones.

Encontrar el equilibrio supone, a veces, un gran juego de malabares. Pero no todo es negativo. Puede ser que algunos aspectos que parecen fatales, surjan como oportunidades de mejorar.

No olvidéis aquellos aspectos más positivos para la pareja en vacaciones:

– Pasar más tiempo de calidad

– Solucionar conflictos pendientes

– Mayor intimidad y dedicación

– Compartir actividades

– Mejorar la pasión

– Salir de la rutina

– Conocerse mejor

– Frenar el ritmo de vida

– Darse la oportunidad de aburrirse

– Reír juntos

 

 

 

 

Júlia Beltrán

Colaboradora en OWL INSTITUTE. Institut Psicològic

Psicóloga y Psicomotricista

Experta en Terapias Neurocientíficas