El curso escolar sigue adelante aunque las circunstancias hayan cambiado. La vida es cambio y, quien no se adapte, lo tendrá cada vez más complicado. El escritor Alvin Toffler decía: “Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos/as que no sepan leer y escribir, sino aquellos/as que no sepan aprender, desaprender y re aprender“.

Está claro que en la situación actual tendremos que repetir, en muchas ocasiones, la fórmula anterior. Tendremos que aprender que las cosas han cambiado. Tendremos que desaprender muchas de las maneras clásicas de enseñar y educar. Y tendremos que re aprender otras formas de guiar a nuestros hijos e hijas.

Uno de los elementos clave es tener presente que la educación en casa está volviendo a tener un gran peso. Las familias están recuperando algo muy importante; el tiempo para compartir y para poder implicarse más en la crianza de sus hijos. Enseñar y educar no tiene por qué ser de 9h a 12: 30h, o de 15h a 16: 30h… Puede ser durante las comidas, cuando la familia charla en la mesa, durante la tarde cuando se hacen las tareas conjuntamente o durante las noches justo antes de decirnos buena noche. Puede ser en todo momento.

También el papel de las tecnologías cada vez tendrá más peso. Estamos viendo que todo está en Internet, pero que la figura del maestro es más importante que nunca. El conocimiento no equivale a aprendizaje, es el profesor/a quién ayuda a catalizar este proceso. Un/a profesional de la educación es el/la guía para poder acompañar a tus hijos/as en la aventura de aprender y formarse.

Los tiempos han cambiado y el re aprendizaje que tendremos que hacer es el siguiente: aprender es divertido y útil a lo largo de toda la vida. Así que, ¿para qué limitarlo de septiembre a junio? Esta crisis nos está brindando la oportunidad de plantear una educación 365 días al año. Obviamente, deberán encontrar las medidas y las formas para adaptar el sistema, pero si contemplamos el aprendizaje como un proceso continuo no tendremos que sufrir por los periodos.

Entonces, respondiendo a la pregunta del título: lo importante no es qué pasará con el curso escolar de tus hijos/as, sino qué habrá aprendido, desaprendido y re aprendido de esta situación. El curso escolar seguro que se recupera, pero las ideas y los cambios que ahora no hagas no estamos tan seguros de que los puedas hacer en un futuro.

Ahora es el momento de:

  • Valorar más que nunca la tarea de los docentes y manifestarse lis.
  • Adaptarse a nuevas formas de aprender y formarse.
  • Re conectar con la auténtica importancia de la enseñanza y de la educación.
  • Plantear una forma de aprender 365 días al año y en todos los entornos posibles.
  • Asumir de nuevo la auténtica responsabilidad que tenemos con nuestros hijos / as.
  • Cambiar el sistema educativo para mejorarlo y transformarlo a mejor.

Ahora es el momento para preguntarnos cuál es el curso escolar que queremos brindar a nuestros hijos/as para que tengan un mejor futuro. Ahora es el momento para crecer.

Ana Farré y Dr. Oriol Lugo
Psicólogos
Co-directores de Owl Institute. Institut Psicològic