Imagina por un momento que se ha inventado un dispositivo que permite poder borrar los recuerdos del pasado. Piensa en una máquina capaz de eliminar todas aquellas experiencias dolorosas, de sufrimiento y de perturbación. ¿Qué borrarías?

 

Los recuerdos en tu mente

Quizás en alguna ocasión te has planteado como poder olvidar una experiencia que te ha marcado negativamente… Hay algunos estudios que empiezan a hacer uso de algunos psicofármacos para dificultar la consolidación de recuerdos después de accidentes o de experiencias muy dolorosas. Aun así, puedes respirar tranquilo/a, ya que no hay por ahora ninguna metodología para borrar recuerdos a la carta.

Este artículo no está a favor del olvido selectivo, sino del aprendizaje y la superación post traumática. Cada vez que superas una experiencia dolorosa esta experiencia te aporta un aprendizaje, un desarrollo como persona y a la vez te ayuda a tener una mayor consciencia y comprensión sobre ti y el mundo que te rodea.

¿Y qué pasa cuando no se supera?

Aquí es cuando tenemos el problema. Las personas no quieren borrar los recuerdos superados de experiencias duras y difíciles. Porque estas ya se encuentran integradas. Ya no generan ningún daño cuando se rememoran. El problema es cuando existen recuerdos post traumáticos que persisten en la memoria y nos siguen haciendo daño. Estas vivencias son ejemplos de situaciones que no hemos superado.

Dentro de las múltiples aplicaciones que tienen las Neurociencias, en el campo de la Psicoterapia, se están empezando a usar algunas técnicas y metodologías para poder liberar e integrar los traumas del pasado. Estas técnicas hacen uso de los descubrimientos tanto a nivel tecnológico como científico.

Algunos de ellas utilizan las propias funciones del cerebro, como serían los mecanismos de auto regulación emocional, para así desensibilizar y reprocesar las emociones, las sensaciones corporales y los pensamientos. Por ejemplo, una de estas metodologías es la del EMDR (Desensibilización y Reprocesamiento a través de los Movimientos Oculares Rápidos). Esta metodología puede usarse en combinación con las terapias convencionales, siendo todas estas prácticas de lo más efectivas. Su actuación se encuentra en relajar las zonas del cerebro límbica (áreas donde se gestionan las emociones y los sentimientos).

Lo importante es tener presente que somos quienes somos por las experiencias que hemos vivido y por lo que hemos aprendido de ellas. Así que más que borrar los recuerdos, plantéate si quieres o no superarlos para así sentirte en paz.

Quizás algún día inventen una máquina capaz de borrar de manera selectiva todas aquellas experiencias que tu elijas. Será entonces el momento donde tú vas a tener que elegir.

¿Quién quieres ser?

Nosotros elegimos ser nuestros recuerdos, nuestros aprendizajes y nuestras vivencias superadas. No es un camino fácil pero es un camino que puede reconfortarte y hacerte sentir orgulloso/a de haber sido valiente y de haber afrontado tus fantasmas.

 

 

 

 

 

Ana Farré y Oriol Lugo

Co-directores de OWL INSTITUTE. Institut Psicològic

Psicólogos

Expertos en Terapias Neurocientíficas